Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 54. Núm. 12.
Páginas 640-642 (Diciembre 2018)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 54. Núm. 12.
Páginas 640-642 (Diciembre 2018)
Carta científica
DOI: 10.1016/j.arbres.2018.03.015
Acceso a texto completo
Mejoría de la bronquiolitis constrictiva tras trasplante de progenitores hematopoyéticos: demostración radiológica en paciente tratado con ruxolitinib
Radiological Improvement of Bronchiolitis Obliterans Following Hematopoietic Stem Cell Transplantation in a Patient Treated with Ruxolitinib
Visitas
170
Luis Gorospe Sarasúaa,
Autor para correspondencia
luisgorospe@yahoo.com

Autor para correspondencia.
, Anabelle Chinea-Rodríguezb, Carlos Almonacid-Sánchezc, Nicolás Alejandro Almeida-Arósteguia
a Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
b Servicio de Hematología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
c Servicio de Neumología, Hospital Universitario Ramón y Cajal, Madrid, España
Este artículo ha recibido
170
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Estimado Director:

La bronquiolitis constrictiva (BC) secundaria al trasplante de progenitores hematopoyéticos (TPH) es una grave complicación que aparece en el contexto de una enfermedad injerto contra huésped (EICH) crónica1. Las pruebas de función pulmonar y, en menor medida (aunque de una manera creciente), la tomografía computarizada (TC), son las pruebas diagnósticas más importantes en la detección de la BC post-TPH2. Los corticoides sistémicos continúan siendo la piedra angular del tratamiento, pero de entre las nuevas terapias destaca el ruxolitinib, un fármaco que ha conseguido resultados esperanzadores en los pacientes con EICH3.

Presentamos el caso de un varón de 39 años con antecedentes de un linfoma B difuso de células grandes estadio iv tratado con varias líneas de quimioterapia y que, una vez alcanzada la remisión completa, se sometió a un TPH de donante emparentado en abril de 2015. Diez meses después del TPH el paciente desarrolló una EICH con manifestaciones cutánea, gastrointestinal y pulmonar, que no respondieron favorablemente al tratamiento con corticoides y fotoféresis extracorpórea. Las pruebas de función pulmonar previas a la EICH eran normales, mientras que tras la EICH mostraron un patrón obstructivo de intensidad moderada, siendo el volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) del 59% sobre su teórico, la capacidad vital forzada (FVC) del 78%, y la relación FEV1/FVC del 68%, asociado a un descenso de la capacidad de difusión de CO del 71% con respecto a los valores pre-TPH. La TC de tórax dinámica (TCd) en inspiración y en espiración demostró la presencia de extensas áreas de atrapamiento aéreo en ambos pulmones (fig. 1A y 1B), al tiempo que descartó complicaciones infecciosas. El lavado broncoalveolar no detectó infecciones oportunistas. Ante estos hallazgos se emitió el diagnóstico de BC refractaria a corticoides y fotoféresis extracorpórea en el contexto de EICH post-TPH. Se decidió administrar ruxolitinib al paciente, lográndose una mejoría progresiva de las manifestaciones de la EICH, incluyendo la BC. Cuatro meses después del inicio del tratamiento con ruxolitinib, las pruebas de función pulmonar mostraron una mejoría significativa, aumentando el FEV1 (72%), la FVC (80%), y la relación FEV1/FVC (71%), si bien persistía un leve atrapamiento aéreo en la pletismografía con un volumen residual del 128% y una relación volumen residual/capacidad pulmonar total del 127. La TCd, realizada 3 meses después del inicio del tratamiento con ruxolitinib, también demostró menos signos de atrapamiento aéreo (fig. 1C y 1D) en la fase espiratoria.

Figura 1.

Imagen axial (A) y coronal (B) minIP (proyección de intensidad mínima) de TC de tórax en espiración en la que se observa un llamativo patrón en mosaico del parénquima pulmonar, alternándose áreas geográficas de baja densidad con otras de mayor atenuación. Las áreas de menor densidad corresponden a zonas de atrapamiento aéreo. Imagen axial (C) y coronal (D) minIP de TC de tórax en espiración en la que se aprecia una menor heterogeneidad y mayor uniformidad de la atenuación del parénquima pulmonar con respecto a (A) y (B).

(0,18MB).

La BC es la complicación pulmonar no infecciosa más frecuente (y una de las más graves) del TPH y uno de los factores de riesgo más importantes de su aparición es la presencia de una EICH crónica. La presentación clínica de la BC suele ser insidiosa y los síntomas son inespecíficos (tos, disnea), aunque un 20% de los pacientes pueden encontrarse asintomáticos4. El Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos indica los siguientes criterios para el diagnóstico de BC post-TPH: 1) demostración de obstrucción al flujo aéreo (FEV1/FVC<0,7 y FEV1<80% del valor predicho); 2) atrapamiento aéreo en TC, volumen residual>120% del valor predicho o confirmación histológica de BC; y 3) ausencia de infección en la vía respiratoria5. Los hallazgos en TC más frecuentes son: atrapamiento aéreo, engrosamiento de las paredes bronquiales, patrón en mosaico y dilatación bronquial6. El pronóstico a largo plazo de la BC es generalmente malo (la supervivencia a los 5 años oscila entre el 13% y el 56%)4, y el objetivo del tratamiento es evitar una progresión de la obstrucción al flujo aéreo. El tratamiento con corticoides sistémicos continúa siendo el pilar terapéutico de la BC, aunque se han utilizado otras opciones terapéuticas combinándolas con fotoféresis extracorpórea, corticoides y/o broncodilatadores inhalados, montelukast, ofatumumab, y bortezomib7. El ruxolitinib es una nueva terapia dirigida que inhibe selectivamente las quinasas asociadas a Janus interfiriendo con la síntesis de varias citocinas y factores de crecimiento importantes para la hematopoyesis y la función inmune; recientemente se ha demostrado su eficacia en el tratamiento de la EICH resistente a corticoides8,9. En nuestro caso el beneficio clínico del ruxolitinib se constató en las primeras semanas tras su administración, demostrándose una correlación clínica, espirométrica y radiológica de dicha mejoría. Apenas existen descripciones en la literatura de casos de respuesta de BC post-TPH al tratamiento con ruxolitinib, y creemos que el caso presentado ilustra el beneficio de este prometedor fármaco en los pacientes con BC post-TPH al tiempo que nos recuerda la importancia de realizar estudios de TCd para correlacionar los hallazgos radiológicos con los espirométricos en estos pacientes10.

Bibliografía
[1]
A.O. Soubani, J.P. Uberti.
Bronchiolitis obliterans following haematopoietic stem cell transplantation.
Eur Respir J., 29 (2007), pp. 1007-1019
[2]
P.R. Aguilar, A.P. Michelson, W. Isakow.
Obliterative bronchiolitis.
Transplantation, 100 (2016), pp. 272-283
[3]
M. Jagasia, R. Zeiser, M. Arbushites, P. Delaite, B. Gadbaw, N.V. Bubnoff.
Ruxolitinib for the treatment of patients with steroid-refractory GVHD: An introduction to the REACH trials.
[4]
I.S. Grønningsæter, G. Tsykunova, K. Lilleeng, A.B. Ahmed, Ø. Bruserud, H. Reikvam.
Bronchiolitis obliterans syndrome in adults after allogeneic stem cell transplantation-pathophysiology, diagnostics and treatment.
Expert Rev Clin Immunol., 13 (2017), pp. 553-569
[5]
L. Gazourian, A.J. Rogers, R. Ibanga, G.L. Weinhouse, V. Pinto-Plata, J. Ritz, et al.
Factors associated with bronchiolitis obliterans syndrome and chronic graft-versus-host disease after allogeneic hematopoietic cell transplantation.
Am J Hematol., 89 (2014), pp. 404-409
[6]
I. Song, C.A. Yi, J. Han, D.H. Kim, K.S. Lee, T.S. Kim, et al.
CT findings of late-onset noninfectious pulmonary complications in patients with pathologically proven graft-versus-host disease after allogeneic stem cell transplant.
AJR Am J Roentgenol., 199 (2012), pp. 581-587
[7]
K.M. Williams.
How I treat bronchiolitis obliterans syndrome after hematopoietic stem cell transplantation.
Blood., 129 (2017), pp. 448-455
[8]
H.J. Khoury, A.A. Langston, V.K. Kota, J.A. Wilkinson, I. Pusic, A. Jillella, et al.
Ruxolitinib: A steroid sparing agent in chronic graft-versus-host disease.
Bone Marrow Transplant., (2018),
[9]
M.S. Maldonado, P. Ramírez Villanueva, P. Bertín Cortes-Monroy, V. Jara Arias, K. Soto Donoso, P. Uribe Gonzalez, et al.
Compassionate use of ruxolitinib in acute and chronic graft versus host disease refractory both to corticosteroids and extracorporeal photopheresis.
Exp Hematol Oncol., 6 (2017), pp. 32
[10]
W.T. Miller Jr., J. Chatzkel, M.G. Hewitt.
Expiratory air trapping on thoracic computed tomography. A diagnostic subclassification.
Ann Am Thorac Soc., 11 (2014), pp. 874-881
Copyright © 2018. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.