Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 51. Núm. 11.
Páginas 564-570 (Noviembre 2015)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Visitas
...
Vol. 51. Núm. 11.
Páginas 564-570 (Noviembre 2015)
Original
DOI: 10.1016/j.arbres.2015.01.001
Acceso a texto completo
Trastornos por consumo de alcohol y neumonía neumocócica adquirida en la comunidad: mortalidad atribuible, prolongación de estancias y sobrecostes hospitalarios
Alcohol Use Disorders and Community-Acquired Pneumococcal Pneumonia: Associated Mortality, Prolonged Hospital Stay and Increased Hospital Spending
Visitas
...
Miguel Gili-Minera,b,
Autor para correspondencia
mgili@us.es

Autor para correspondencia.
, Julio López-Méndeza,b, Luis Béjar-Pradoa, Gloria Ramírez-Ramíreza,b, Ángel Vilches-Arenasa,b, José Sala-Turrensc
a Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública, Universidad de Sevilla, Sevilla, España
b Servicio de Medicina Preventiva y Salud Pública, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, España
c Servicio de Documentación Clínica, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, España
Información del artículo
Resumen
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (3)
Mostrar másMostrar menos
Tablas (3)
Tabla 1. Características de los pacientes con neumonía neumocócica adquirida en la comunidad con y sin trastornos por consumo de alcohol
Tabla 2. Características de los ingresos con neumonía neumocócica adquirida en la comunidad que fallecieron y no fallecieron durante su estancia hospitalaria
Tabla 3. Mortalidad intrahospitalaria, prolongación de estancias y sobrecostes atribuibles a los trastornos por consumo de alcohol en pacientes con neumonía neumocócica adquirida en la comunidada
Mostrar másMostrar menos
Resumen
Introducción

El objetivo de este estudio es el análisis del impacto de los trastornos asociados al consumo de alcohol (TCA) en las neumonías neumocócicas adquiridas en la comunidad (NNAC), en términos de exceso de mortalidad intrahospitalaria, prolongación de estancias y sobrecostes.

Material y métodos

Estudio observacional retrospectivo de una muestra de pacientes que presentaron NNAC recogidos en los conjuntos mínimos básicos de datos de 87 hospitales españoles durante el periodo 2008-2010. Se calculó la mortalidad, la prolongación de estancias y los sobrecostes atribuibles a los TCA controlando mediante análisis multivariado de la covarianza variables como la edad y el sexo, el tipo de hospital, los trastornos adictivos y las comorbilidades.

Resultados

Se estudiaron 16.202 ingresos urgentes por NNAC de 18 a 74años de edad, entre los cuales hubo 2.685 pacientes con TCA. Los ingresos con NNAC y TCA fueron predominantemente varones, con mayor prevalencia de trastornos por tabaco y drogas y con índices de comorbilidad de Charlson más elevados. Los pacientes con NNAC y TCA presentaron importantes excesos de mortalidad (50,8%; IC95%: 44,3-54,3%), prolongación indebida de estancias (2,3días; IC95%: 2,0-2,7días) y sobrecostes (1.869,2€; IC95%: 1.498,6-2.239,8€).

Conclusiones

De acuerdo con los resultados de este estudio, los TCA en pacientes con NNAC aumentan significativamente la mortalidad, la duración de la estancia hospitalaria y sus costes.

Palabras clave:
Neumonía neumocócica
Trastornos asociados al consumo de alcohol
Mortalidad
Estancia hospitalaria
Costes
Abstract
Introduction

The aim of this study was to investigate the impact of alcohol use disorders (AUD) on community-acquired pneumococcal pneumonia (CAPP) admissions, in terms of in-hospital mortality, prolonged stay and increased hospital spending.

Methods

Retrospective observational study of a sample of CAPP patients from the minimum basic datasets of 87 Spanish hospitals during 2008-2010. Mortality, length of hospital stay and additional spending attributable to AUD were calculated after multivariate covariance analysis for variables such as age and sex, type of hospital, addictions and comorbidities.

Results

Among 16,202 non-elective admissions for CAPP in patients aged 18-74years, 2,685 had AUD. Patients admitted with CAPP and AUD were predominantly men with a higher prevalence of tobacco or drug use disorders and higher Charlson comorbidity index. Patients with CAPP and AUD had notably higher in-hospital mortality (50.8%; CI95%: 44.3-54.3%), prolonged length of stay (2.3days; CI95%: 2.0-2.7days) and increased costs (1,869.2€; CI95%: 1,498.6-2,239.8€).

Conclusions

According to the results of this study, AUD in CAPP patients was associated with increased in-hospital mortality, length of hospital stay and hospital spending.

Keywords:
Pneumococcal pneumonia
Alcohol use disorders
Mortality
Hospital stay
Costs
Texto completo
Introducción

La mortalidad por enfermedades infecciosas ha ido descendiendo durante las últimas décadas en España, pero las neumonías siguen siendo la principal causa de muerte en este grupo (35,9%)1. La neumonía más frecuente y la que produce mayor número de hospitalizaciones es la neumonía neumocócica adquirida en la comunidad (NNAC)2,3, con tasas de incidencia muy elevadas en España y en el resto de Europa4.

Los trastornos asociados al consumo de alcohol (TCA) son un factor de riesgo bien conocido de la NNAC e influyen en las complicaciones y en los desenlaces que pueden presentar estos pacientes durante su ingreso hospitalario5-13. Los TCA aumentan el riesgo de que las neumonías se acompañen de sepsis, lo que ocasiona una prolongación de las estancias, un empeoramiento del pronóstico14 y un aumento de los reingresos no programados de estos pacientes15.

Por ello, hemos estudiado este problema en pacientes de 18 a 74años de edad ingresados en una muestra de 87 hospitales españoles durante el periodo 2008-2010, intentando controlar otras variables de confusión y de interacción como la edad, el sexo, el tipo de hospital, otras adicciones y sus comorbilidades. El objetivo de este estudio es analizar la posible influencia de los TCA en la mortalidad, la prolongación de estancias y el exceso de costes entre los pacientes hospitalizados con NNAC.

MétodosTipo de estudio, muestra y participantes

Estudio observacional retrospectivo en una muestra de hospitales españoles.

Para que la muestra tuviese representatividad nacional y autonómica, y teniendo en cuenta la estratificación de hospitales según la clasificación por grupos, de acuerdo con su tamaño y complejidad, del Ministerio de Sanidad16, se hizo un muestreo polietápico en el que se seleccionaron 87 hospitales españoles de todas las comunidades autónomas españolas.

A partir de la información escrita o digitalizada de la historia clínica, los diagnósticos de cada paciente y los procedimientos que se le aplican son codificados de acuerdo con las normas de la 9.a Revisión de la Clasificación Internacional de Enfermedades y Causas de Muerte (CIE9). La codificación e introducción de información en la base de datos se lleva a cabo por personal especializado. Estas bases de datos, denominadas conjunto mínimo básico de datos (CMBD), contienen información demográfica, fechas de ingreso y de alta, tipo de ingreso y tipo de alta, códigos diagnósticos para la causa principal y para los diagnósticos secundarios, causas externas y procedimientos, empleándose los códigos de la CIE9. En estas bases de datos también están incluidos los grupos relacionados con el diagnóstico (GRD), y cada hospital está clasificado en un grupo de acuerdo con su tamaño y su complejidad asistencial16.

Variables

Se definieron como casos de NNAC aquellos que presentasen el código 481 de la CIE-9 en cualquiera de los códigos diagnósticos del CMBD17,18. Se excluyeron los ingresos programados y los pacientes trasladados a otro centro.

El estudio se restringió a los pacientes de 18 a 74años de edad. Como indicador de comorbilidad se calculó el índice de comorbilidad de Charlson19, utilizando los códigos de la CIE9 propuestos por Quan et al.20 para las comorbilidades de este índice. Otras comorbilidades que se analizaron se calcularon usando también los códigos propuestos por Quan et al20. Los trastornos por consumo de alcohol se definieron como todos aquellos problemas asociados al consumo excesivo de alcohol, esporádico o crónico, identificables por los códigos de la CIE9: dependencia alcohólica (303.00-303.93), abuso de alcohol (305.00-305.03), trastornos mentales inducidos por el alcohol (291.0-291.9), polineuropatía alcohólica (357.5), miocardiopatía alcohólica (425.5), gastritis alcohólica (535.30-535.31), hepatopatías alcohólicas (571.0-571.3), alcoholemia positiva (790.3), e intoxicaciones y envenenamientos por alcohol (980.0-980.9 y E860.0-E860.9). También se emplearon los códigos de la CIE9 para la definición de trastornos por consumo tabaco y otras drogas adictivas21.

Los hospitales se dividieron en 5 grupos, de acuerdo con la clasificación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, según su tamaño y complejidad asistencial16, esencial para el control de sesgo de confusión y para el cálculo de costes asistenciales.

Análisis de datos

El objetivo principal fue determinar la mortalidad, la duración de estancia y los costes hospitalarios en los pacientes con NNAC atribuibles a los TCA. Se calcularon los costes usando los costes hospitalarios específicos para cada GRD estratificados según el grupo de hospitales siguiendo las estimaciones publicadas por el Ministerio de Sanidad para los años 2008-201016.

Se hizo un análisis bivariado para examinar la relación entre NNAC y los TCA, y la edad, sexo, otros trastornos adictivos y comorbilidades, empleando para ello el test del ji-cuadrado (o sus variantes no paramétricas) y la t de Student (o sus variantes no paramétricas). Para minimizar el sesgo de confusión se hizo un análisis multivariado de la covarianza para determinar el efecto de los TCA en los pacientes con NNAC sobre la mortalidad intrahospitalaria, la estancia y los costes. Se verificaron los requisitos de las variables continuas y los datos se ajustaron por la edad, el sexo, las adicciones, el grupo de hospitales y la gravedad del paciente empleando en este último caso el índice de Charlson, después de buscar el modelo que tuviera el mejor ajuste. Se fijó una significación estadística de por lo menos <0,0001 debido al tamaño de la muestra y a que se hacían comparaciones múltiples. Se calculó la media ajustada de cada una de las variables dependientes (mortalidad, días de estancia y costes al alta) en los pacientes con NNAC con y sin TCA, y se midieron las diferencias entre ambos. El análisis se hizo con el programa estadístico STATA versión MP 13.1.

En el diseño, análisis y presentación de resultados se siguieron las recomendaciones pertinentes de la guía STROBE para estudios observacionales.

ResultadosCaracterísticas de los pacientes

Se identificaron 16.202 ingresos por NNAC: 10.635 varones (65,6%) y 5.567 mujeres (34,4%). La distribución por grupos de edad y sexo de los ingresos por NNAC se exponen en la figura 1, apreciándose un aumento progresivo del número de ingresos, principalmente en varones, hasta los 74años.

Figura 1.

Distribución de los ingresos por neumonía neumocócica adquirida en la comunidad según grupos de edad y sexo, en números absolutos.

(0,09MB).

Un total de 2.685 pacientes con NNAC presentaron TCA (16,6%), con notables diferencias según el sexo: 2.353 hombres (22,1%) y 332 mujeres (6,0%). La distribución por edad y sexo de los ingresos de NNAC con TCA se exponen en la figura 2, donde puede observarse que estos trastornos fueron más frecuentes entre los hombres, principalmente en el grupo de 45-54años, seguidos por los de 55-64 y los de 35-44. En las mujeres, las prevalencias más altas de TCA se encontraron en el grupo de 35-44años, seguidos por las de 45-54 y las de 55-64.

Figura 2.

Prevalencia de trastornos por consumo de alcohol entre los ingresos por neumonía neumocócica según grupos de edad y sexo, en porcentaje.

(0,09MB).

Las características de los pacientes de NNAC con y sin TCA de exponen en la tabla 1. Los pacientes con TCA fueron mayoritariamente varones, y con prevalencias más altas de adicciones, principalmente trastornos por consumo de tabaco (77,6%) y de otras drogas (19,4%). También presentaron mayor prevalencia en algunas de las comorbilidades estudiadas al ingreso, como los trastornos hidroelectrolíticos, pérdida de peso, coagulopatías, enfermedad pulmonar crónica, hepatopatías y sida, y un valor del índice de comorbilidad de Charlson mayor.

Tabla 1.

Características de los pacientes con neumonía neumocócica adquirida en la comunidad con y sin trastornos por consumo de alcohol

Variables  Con trastornos por consumo de alcohol (n=2.685)  Sin trastornos por consumo de alcohol (n=13.517)  pa 
  n (%)  n (%)   
Sexo
Mujeres  332 (12,4)  5.235 (41,8)  < 0,0001 
Varones  2.353 (87,6)  8.282 (61,3)  < 0,0001 
Edad (años), media (IC 95%b55,5 (55,5-56,05)  55,8 (55,0-56,0)  0,7990 
Trastornos por tabaco  2.084 (77,6)  5.526 (40,9)  < 0,0001 
Trastornos por otras drogas  522 (19,4)  1.123 (8,3)  < 0,0001 
Comorbilidades
Obesidad  117 (4,4)  823 (6,1)  0,0005 
Hipertensión sin complicaciones  493 (18,4)  3.239 (24,0)  < 0,0001 
Hipertensión con complicaciones  98 (3,6)  694 (5,1)  0,0011 
Arritmias cardíacas  340 (12,7)  1.849 (13,7)  0,1595 
Trastornos de la circulación pulmonar  90 (3,4)  412 (3,0)  0,4064 
Valvulopatías  79 (2,9)  571 (4,2)  0,0020 
Anemia por déficit  104 (3,9)  431 (3,2)  0,0697 
Anemia posthemorrágica  5 (0,2)  65 (0,5)  0,0335 
Trastornos hidroelectrolíticos  238 (8,9)  826 (6,1)  < 0,0001 
Pérdida de peso  165 (6,1)  402 (3,0)  < 0,0001 
Hipotiroidismo  44 (1,6)  435 (3,2)  < 0,0001 
Coagulopatía  154 (5,7)  494 (3,6)  < 0,0001 
Infarto de miocardio previo  62 (2,3)  362 (2,7)  0,2740 
Insuficiencia cardíaca congestiva  230 (8,6)  1.101 (8,1)  0,4683 
Enfermedad cerebrovascular  97 (3,6)  521 (3,8)  0,5503 
Demencia  23 (0,9)  163 (1,2)  0,1207 
Enfermedad pulmonar crónica  931 (34,7)  3.539 (26,2)  < 0,0001 
Enfermedad reumática  13 (0,5)  206 (1,5)  < 0,0001 
Úlcera péptica  21 (0,8)  100 (0,7)  0,8161 
Hepatopatía leve  443 (16,5)  457 (3,4)  < 0,0001 
Diabetes sin complicaciones crónicas  371 (13,8)  1.781 (13,2)  0,3710 
Diabetes con complicaciones crónicas  90 (3,4)  597 (4,4)  0,0124 
Hemiplejía o paraplejía  19 (0,7)  152 (1,1)  0,0535 
Enfermedad renal  102 (3,8)  578 (4,3)  0,2600 
Hepatopatía moderada o grave  245 (9,1)  130 (1,0)  < 0,0001 
Cáncer, leucemia o linfoma  302 (11,2)  1.663 (12,3)  0,1260 
Cáncer metastásico  91 (3,4)  565 (4,2)  0,0576 
Sida  320 (11,9)  978 (7,2)  < 0,0001 
Índice de Charlson, media (IC 95%)  2,4 (2,3-2,5)  1,7 (1,7-1,8)  < 0,0001 
a

Se estipuló una p<0,0001 como estadísticamente significativa.

b

IC 95%: intervalos de confianza con un 95% de margen.

Mortalidad

La distribución de la mortalidad entre los pacientes con NNAC según su grupo de edad y sexo se expone en la figura 3, apreciándose unas tasas más elevadas en varones y un aumento progresivo de la mortalidad con la edad.

Figura 3.

Tasas de mortalidad entre los ingresos por neumonía neumocócica según grupos de edad y sexo, en porcentaje.

(0,08MB).

Las características de los ingresos por NNAC que fallecieron y no fallecieron durante su estancia hospitalaria se exponen en la tabla 2. Los pacientes con NNAC fallecidos fueron mayores (edad media de 60,5años) y principalmente hombres (73,3% de los fallecidos). También presentaron con mayor frecuencia ciertas comorbilidades al ingreso, como arritmias, trastornos de la circulación pulmonar, trastornos hidroelectrolíticos, pérdida de peso, coagulopatías, insuficiencia cardíaca congestiva, enfermedad cerebrovascular, demencia, hepatopatías, hemiplejía o paraplejía, enfermedad renal, cáncer, leucemia, linfoma y cáncer metastásico, y un valor del índice de comorbilidad de Charlson más elevado.

Tabla 2.

Características de los ingresos con neumonía neumocócica adquirida en la comunidad que fallecieron y no fallecieron durante su estancia hospitalaria

Variables  Fallecidos (n=1.148)  No fallecidos (n=15.054)  pa 
  n (%)  n (%)   
Sexo
Mujeres  306 (26,7)  5.621 (35,0)  < 0,0001 
Varones  842 (73,3)  9.793 (65,0)  0,4991 
Edad (años), media (IC 95%b60,5 (59,8-61,2)  55,4 (55,1-55,6)  < 0,0001 
Trastornos por tabaco  410 (35,7)  7.200 (47,8)  < 0,0001 
Trastornos por alcohol  256 (22,3)  2.429 (16,1)  < 0,0001 
Trastornos por otras drogas  95 (8,3)  1.550 (10,3)  0,0289 
Comorbilidades
Obesidad  41 (3,6)  899 (6,0)  0,0008 
Hipertensión sin complicaciones  243 (21,2)  3.489 (23,2)  0,1191 
Hipertensión con complicaciones  59 (5,1)  733 (4,9)  0,6823 
Arritmias cardíacas  234 (20,4)  1.955 (13,0)  < 0,0001 
Trastornos de la circulación pulmonar  61 (5,3)  441 (2,9)  < 0,0001 
Valvulopatías  40 (3,5)  610 (4,0)  0,3447 
Anemia por déficit  23 (2,0)  512 (3,4)  0,0106 
Anemia posthemorrágica  3 (0,3)  67 (0,4)  0,3602 
Trastornos hidroelectrolíticos  194 (16,9)  870 (5,8)  < 0,0001 
Pérdida de peso  67 (5,8)  500 (3,3)  < 0,0001 
Hipotiroidismo  20 (1,7)  459 (3,0)  0,0117 
Coagulopatía  138 (12,0)  510 (3,4)  < 0,0001 
Infarto de miocardio previo  51 (4,4)  373 (2,5)  0,0001 
Insuficiencia cardíaca congestiva  174 (15,2)  1.157 (7,7)  < 0,0001 
Enfermedad cerebrovascular  106 (9,2)  512 (3,4)  < 0,0001 
Demencia  29 (2,5)  157 (1,0)  < 0,0001 
Enfermedad pulmonar crónica  229 (19,9)  4.241 (28,2)  < 0,0001 
Enfermedad reumática  16 (1,4)  203 (1,3)  0,8982 
Úlcera péptica  16 (1,4)  105 (0,7)  0,0083 
Hepatopatía leve  119 (10,4)  781 (5,2)  < 0,0001 
Diabetes sin complicaciones crónicas  149 (13,0)  2.003 (13,3)  0,7535 
Diabetes con complicaciones crónicas  40 (3,5)  647 (4,3)  0,1873 
Hemiplejía o paraplejía  31 (2,7)  140 (0,9)  < 0,0001 
Enfermedad renal  159 (13,9)  521 (3,5)  < 0,0001 
Hepatopatía moderada o grave  89 (7,8)  286 (1,9)  < 0,0001 
Cáncer, leucemia o linfoma  327 (28,5)  1.638 (10,9)  < 0,0001 
Cáncer metastásico  164 (14,3)  492 (3,3)  < 0,0001 
Sida  90 (7,8)  1.208 (8,0)  0,8241 
Índice de Charlson, media (IC 95%)  3,3 (3,1-3,4)  1,7 (1,7-1,8)  < 0,0001 
a

Se estipuló una p<0,0001 como estadísticamente significativa.

b

IC 95%: intervalos de confianza con un 95% de margen.

Mortalidad atribuible, prolongación de estancias y sobrecostes

Los resultados del análisis multivariado de la covarianza, que incluyó la edad, el sexo, el grupo hospitalario, todas las adicciones y el índice de comorbilidad de Charlson, se exponen en la tabla 3. Entre los 2.685 pacientes con NNAC y TAC se produjeron 256 defunciones (tasa bruta de mortalidad: 9,5%), y entre los 13.517 pacientes con NNAC pero sin TAC hubo 892 fallecidos (6,6%). Las medias de mortalidad ajustadas en el modelo multivariante fueron significativamente mayores entre los ingresos por NNAC con TCA (9,8% vs 6,5%), con una diferencia de medias del 3,3%, lo que representa un exceso de mortalidad atribuible a los TCA del 50,8%.

Tabla 3.

Mortalidad intrahospitalaria, prolongación de estancias y sobrecostes atribuibles a los trastornos por consumo de alcohol en pacientes con neumonía neumocócica adquirida en la comunidada

  Media ajustada en pacientes sin TCA  Media ajustada en pacientes con TCA  Diferencia de medias ajustadas atribuibles a los TCA  IC 95% del exceso de medias atribuibles a los TCA 
Tasa de mortalidad ajustada, en %  6,5  9,8  3,3 (exceso de mortalidad atribuible del 50,8%)  2,7-3,8 (exceso de mortalidad atribuible: 44,3-54,3%)  < 0,0001 
Estancias ajustadas en días  12,7  15,0  2,3  2,0-2,7  < 0,0001 
Costes ajustados en euros  8.726,3  10.595,5  1.869,2  1.498,6-2.239,8  < 0,0001 
a

Análisis multivariado de la covarianza ajustado por edad, sexo, grupo hospitalario, trastornos por consumo de tabaco, trastornos por consumo de drogas e índice de comorbilidad de Charlson.

En la misma tabla puede comprobarse que las medias ajustadas de duración de la estancia hospitalaria fueron significativamente más elevadas entre los ingresos por NNAC con TCA (15,0 vs 12,7días), con una media de prolongación de estancia hospitalaria atribuible a estos trastornos de 2,3días.

Finalmente, las medias ajustadas de costes de la estancia hospitalaria fueron significativamente más altas entre los ingresos por NNAC con TCA (10.595,5 vs 8.726,3€), con un sobrecoste en cada alta por NNAC atribuible a los TCA de 1.869,2€.

Discusión

El neumococo sigue siendo el agente causal más importante de las neumonías adquiridas en la comunidad, si bien en Estados Unidos ha disminuido su importancia y ahora se detecta solo en el 10-15% de los casos hospitalizados. Este declive en Estados Unidos se ha atribuido a la influencia simultánea de varios factores22, como el amplio uso de la vacuna polisacárida neumocócica en los adultos23, la administración casi universal de la vacuna conjugada neumocócica en los niños24 y el descenso en las tasas de fumadores25. En España y otros países europeos donde estas vacunas se han empleado menos y donde persisten tasas elevadas de fumadores, el neumococo sigue siendo el responsable de las proporciones más elevadas de casos de neumonías adquiridas en la comunidad4,26.

Los resultados obtenidos en nuestro estudio indican que los TCA tienen un considerable impacto en la mortalidad hospitalaria de los pacientes con NNAC, y que producen importantes prolongaciones de la estancia hospitalaria y sobrecostes por alta. Tanto el consumo puntual excesivo de alcohol como los trastornos crónicos que generan el abuso o la dependencia del alcohol producen trastornos graves en la inmunidad específica e inespecífica, y ello es no solo un factor de riesgo de NNAC sino también de algunas de las complicaciones graves que presentan estos pacientes11,14,27.

Gracias al tamaño de la muestra y a la diversidad de hospitales, estos resultados son generalizables y no se limitan a los pacientes ingresados en uno o pocos centros hospitalarios. Por lo que sabemos, este es el primer estudio realizado en España que calcula el exceso de mortalidad, la prolongación de estancias y el exceso de costes atribuibles a los TCA en pacientes con NNAC.

El adecuado control del sesgo de confusión es el principal reto que se plantea al intentar analizar la influencia de los TCA sobre el pronóstico y otros desenlaces de los pacientes hospitalizados. Las estancias, los costes y la mortalidad intrahospitalaria difieren según el motivo de ingreso, la gravedad de la enfermedad, las comorbilidades acompañantes, el tipo de hospital, y otras características demográficas y sociales de los pacientes28. El incluir el grupo de hospitales en el modelo multivariante para el control del sesgo de confusión es muy importante porque la evidencia científica señala que existen diferencias en la calidad de la asistencia y resultados según el tipo, el equipamiento y los estándares asistenciales del centro1,6,7,10.

Nuestro estudio tiene varias limitaciones. Los datos que hemos usado son exclusivamente aquellos que figuran en el CMBD, y no fueron complementados con datos adicionales de los pacientes. Durante todo el estudio hemos empleado las definiciones de trastornos adictivos, de NNAC y de las comorbilidades tal como fueron asignadas por los médicos de cada centro, y codificadas e introducidas en la base de datos por los codificadores, sin conocer la variabilidad intercentros. Los códigos de la CIE-9 para identificar NNAC son los empleados internacionalmente para estudios que explotan bases de datos de altas hospitalarias, pero no permiten contrastar estos diagnósticos con los criterios clínicos, radiológicos y analíticos que pueden figurar en las historias clínicas para el diagnóstico de las NNAC. En estudios previos se ha encontrado una alta sensibilidad y especificidad del código 481 de la CIE-9 en los casos de NNAC hospitalizados, si se incluyen todos los códigos diagnósticos, y no solo el diagnóstico principal, ya que en muchas ocasiones el paciente con NNAC ingresa con sepsis, con insuficiencia respiratoria o con otros diagnósticos que los codificadores asignan al diagnóstico principal y el de NNAC queda relegado a alguno de los diagnósticos secundarios17,18,29. Para evitar este sesgo de información, en el estudio consideramos todos los códigos diagnósticos, y no únicamente el diagnóstico principal. Asimismo, se excluyeron los pacientes con ingreso programado para disminuir al máximo los posibles casos de neumonía neumocócica nosocomial.

Las bases de datos como el CMBD también presentan notables ventajas. Los datos recogidos suelen completarse en casi todas las altas hospitalarias, y al incluir todos los casos, suministran estimaciones bastante precisas sobre incidencia, prevalencia, comorbilidades, complicaciones y mortalidad de las enfermedades atendidas en los hospitales9,30,31. Estos datos se pueden analizar retrospectivamente, a diferencia de otros diseños que precisan de una recogida de información prospectiva. La recogida de datos de largos periodos y con un gran número de pacientes, como en este estudio, puede hacerse de forma relativamente rápida y cómoda, y como los datos se recopilan sistemáticamente, la reducción de costes es considerable. En estos estudios puede haber menos sesgos de selección, como los que ocasiona el rechazo de los pacientes o sus representantes legales a firmar el consentimiento y participar en el estudio. La disponibilidad de los costes para cada GRD estratificados por los grupos de hospitales y para cada año es otra ventaja inapreciable, ya que facilita el cálculo de los excesos de costes por NNAC y TCA.

En un documento de consenso elaborado por varias sociedades científicas españolas se recomienda la vacunación anti-neumocócica en adultos con patología de base, entre ellos los pacientes con TCA32, recomendación que debería seguirse en todos los ámbitos asistenciales, incluyendo los servicios hospitalarios en los que se identifiquen pacientes con TCA.

A partir de los resultados de este estudio cabría recordar que el diagnosticar e iniciar el tratamiento del abuso de alcohol, de tabaco y drogas debería ser uno de los principales objetivos terapéuticos a alcanzar antes del alta hospitalaria del paciente con NNAC. El indagar en el consumo de alcohol, tabaco y drogas de cada paciente es un ejercicio de ética y de profesionalidad. Una intervención breve sobre los riesgos del alcohol, del tabaco y de las drogas, e informar al médico de atención primaria en el informe de alta sobre el problema, por si es preciso referirles a servicios especializados para su deshabituación, son actividades que han demostrado su eficacia33-36, y que pueden prevenir complicaciones y reingresos. Reducir el número de ingresos y reingresos atribuibles a estos trastornos ayudaría a reducir los costes de las bajas laborales y de las estancias hospitalarias, a aumentar la disponibilidad de camas en los hospitales y a disminuir el riesgo de mortalidad. Cada caso de estas NNAC asociadas a los trastornos por alcohol, tabaco y drogas que se evitase representaría además una disminución de la carga de problemas que sufren estos pacientes y sus familias.

Conclusiones

Entre los pacientes ingresados por NNAC los TCA producen un exceso de mortalidad intrahospitalaria del 50,8%, una prolongación de estancia de 2,3días y unos sobrecostes de 1.869,2€.

Financiación

Este estudio fue financiado por: a) la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (Ayuda n.° 2009I017, Proyecto G41825811), y b) Subvenciones para la financiación de la Investigación Biomédica y en Ciencias de la Salud en Andalucía para el año 2013. Consejería de Salud y Asuntos Sociales de la Junta de Andalucía (PI-0271-2013).

Contribuciones de los autores

M. Gili-Miner: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

J. López-Méndez: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

L. Béjar-Prado: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

G. Ramírez-Ramírez: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

A. Vilches-Arenas: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

J. Sala-Turrens: Diseño del trabajo. Análisis e interpretación de los datos. Escritura y revisión del artículo. Aprobación de la versión final.

Conflicto de intereses

Los autores declaran no tener ningún conflicto de intereses.

Bibliografía
[1]
T. López-Cuadrado, A. Llácer, R. Palmera-Suárez, D. Gómez-Barroso, C. Savulescu, P. González-Yuste, et al.
Trends in infectious disease mortality rates, Spain, 1980-2011.
Emerg Infect Dis., 20 (2014), pp. 783-789
[2]
A. Gil, M. San Martín, P. Carrasco, A. González.
Epidemiology of pneumonia hospitalizations in Spain, 1995-1998.
J Infect., 44 (2002), pp. 84-87
[3]
R. Menendez, A. Torres, J. Aspa, A. Capelastegui, C. Prat, F. Rodríguez de Castro.
Neumonía adquirida en la comunidad. Nueva normativa de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).
Arch Bronconeumol., 46 (2010), pp. 543-558
[4]
M.H. Rozenbaum, P. Pechlivanoglou, T.S. van der Werf, J.R. Lo-Ten-Foe, M.J. Postma, E. Hak.
The role of Streptococcus pneumoniae in community-acquired pneumonia among adults in Europe: A meta-analysis.
Eur J Clin Microbiol Infect Dis., 32 (2013), pp. 305-316
[5]
L.A. Burman, R. Norrby, B. Trollfors.
Invasive pneumococcal infections: Incidence, predisposing factors and prognosis.
Rev Infect Dis., 7 (1985), pp. 133-142
[6]
J. Fernandez-Sola, A. Junque, R. Estruch, R. Monforte, A. Torres, A. Urbano-Márquez.
High alcohol intake as a risk and prognostic factor for community-acquired pneumonia.
Arch Intern Med., 155 (1995), pp. 1649-1654
[7]
P. Pastor, F. Medley, T.V. Murphy.
Invasive pneumococcal disease in Dallas County, Texas: Results from population-based surveillance in 1995.
Clin Infect Dis., 26 (1998), pp. 590-595
[8]
M. Ruiz, S. Ewig, M.A. Marcos, J.A. Martinez, F. Arancibia, J. Mensa, et al.
Etiology of community-acquired pneumonia: Impact of age, comorbidity, and severity.
Am J Respir Crit Care Med., 160 (1999), pp. 397-405
[9]
D.M. Musher, I. Alexandraki, E.A. Graviss, E. Yanbely, A. Eid, L.A. Inderias, et al.
Bacteremic and nonbacteremic pneumococcal pneumonia: A prospective study.
Medicine (Baltimore)., 79 (2000), pp. 210-221
[10]
M.H. Kyaw, C.E. Rose, A.M. Fry, J.A. Singleton, Z. Moore, E.R. Zell, et al.
The influence of chronic illnesses on the incidence of invasive pneumococcal disease in adults.
J Infect Dis., 192 (2005), pp. 377-386
[11]
A.V. Samokhvalov, H.M. Irving, J. Rehm.
Alcohol consumption as a risk factor for pneumonia: A systematic review and meta-analysis.
Epidemiol Infect., 138 (2010), pp. 1789-1795
[12]
S. Bello, R. Menéndez, A. Torres, S. Reyes, R. Zalacain, A. Capelastegui, et al.
Tobacco smoking increases the risk for death from pneumococcal pneumonia.
Chest., 146 (2014), pp. 1029-1037
[13]
I. Grau, C. Ardanuy, L. Calatayud, M.H. Schulze, J. Liñares, R. Pallares.
Smoking and alcohol abuse are the most preventable risk factors for invasive pneumonia and other pneumococcal infections.
Int J Infect Dis., 25 (2014), pp. 59-64
[14]
M. Moss.
Epidemiology of sepsis: Race, sex, and chronic alcohol abuse.
Clin Infect Dis., 41 (2005), pp. S490-S497
[15]
M.A. Mufson, J.B. Hao, R.J. Stanek, N.B. Norton.
Clinical features of patients with recurrent invasive Streptococcus pneumoniae disease.
Am J Med Sci., 343 (2012), pp. 303-309
[16]
Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Registro de Altas de los Hospitales Generales del Sistema Nacional de Salud. CMBD. Norma Estatal. 2012 [consultado 12 Jul 2014]. Disponible en: http://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/cmbd.htm
[17]
P.K. Lindenauer, T. Lagu, M.S. Shieh, P.S. Pekow, M.B. Rothberg.
Association of diagnostic coding with trends in hospitalizations and mortality of patients with pneumonia, 2003-2009.
JAMA., 307 (2012), pp. 1405-1413
[18]
R. Gil-Prieto, L. García-García, A. Álvaro-Meca, C. Méndez, A. García, A. Gil de Miguel.
The burden of hospitalisations for community-acquired pneumonia (CAP) and pneumococcal pneumonia in adults in Spain (2003-2007).
Vaccine., 29 (2011), pp. 412-416
[19]
M.E. Charlson, P. Pompei, K.L. Ales, C.R. McKenzie.
A new method of classifying prognostic comorbidity in longitudinal studies: Development and validation.
J Chronic Dis., 40 (1987), pp. 373-383
[20]
H. Quan, V. Sundararajan, P. Halfon, A. Fong, B. Burnand, J.C. Luthi, et al.
Coding algorithms for defining comorbidities in ICD-9-CM and ICD-10 administrative data.
Med Care., 43 (2005), pp. 1130-1139
[21]
M. Gili-Miner, L. Bejar-Prado, E. Gili-Ortiz, G. Ramírez-Ramírez, J. López-Méndez, J.M. López-Millán, et al.
Alcohol use disorders among surgical patients: Unplanned 30-days readmissions, length of hospital stay, excessive costs and mortality.
Drug Alcohol Depend., 137 (2014), pp. 55-61
[22]
D.M. Musher, A.R. Thorner.
Community-acquired pneumonia.
N Engl J Med., 371 (2014), pp. 1619-1628
[23]
S. Moberley, J. Holden, D.P. Tatham, R.M. Andrews.
Vaccines for preventing pneumococcal infection in adults.
Cochrane Database Syst Rev, (2013),
[24]
M.R. Griffin, Y. Zhu, M.R. Moore, C.G. Whitney, C.G. Grijalva.
U.S. hospitalizations for pneumonia after a decade of pneumococcal vaccination.
N Engl J Med., 369 (2013), pp. 155-163
[25]
Current cigarette smoking among adults — United States, 2011.
MMWR Morb Mortal Wkly Rep., 61 (2012), pp. 889-894
[26]
S.M. Huijts, M.W. Pride, J.M. Vos, K.U. Jansen, C. Webber, W. Gruber, et al.
Diagnostic accuracy of a serotype-specific antigen test in community-acquired pneumonia.
Eur Respir J., 42 (2013), pp. 1283-1290
[27]
G. Szabo, P. Mandrekar.
A recent perspective on alcohol, immunity, and host defense.
Alcohol Clin Exp Res., 33 (2009), pp. 220-232
[28]
L.I. Iezzoni.
Dimensions of risk.
Risk Adjustment for Measuring Health Outcomes, 2nd edition, pp. 43-168
[29]
A. Gil, R. Gil, I. Oyagüez, P. Carrasco, A. González.
Hospitalisation by pneumonia and influenza in the 50-64 year old population in Spain (1999-2002).
Hum Vaccine., 2 (2006), pp. 181-184
[30]
A.E. Powell, H.T.O. Davies, R.G. Thomson.
Using routine comparative data to assess the quality of healthcare: Understanding and avoiding common pitfalls.
Qual Saf Health Care., 12 (2003), pp. 122-128
[31]
D.M. Needham, D.C. Scales, A. Lapaucis, P.J. Pronovost.
A systematic review of the Charlson comorbidity index using Canadian administrative databases: A perspective on risk adjustment in critical care research.
J Crit Care., 20 (2005), pp. 12-19
[32]
J.J. Picazo, F. González-Romo, A. García, E. Pérez-Trallero, P. Gil, R. de la Cámara, et al.
Consenso sobre la vacunación anti-neumocócica en el adulto con patología de base.
Rev Esp Quimioter., 26 (2013), pp. 232-252
[33]
J. Rehm, M. Roerecke.
Reduction of drinking in problem drinkers and all-cause mortality.
Alcohol Alcohol., 48 (2013), pp. 509-513
[34]
J.R. Villalbí, M. Bosque, M. Gili, A. Espelt, T. Brugal.
Políticas para prevenir los daños causados por el alcohol.
Rev Esp Salud Pública., 88 (2014), pp. 515-528
[35]
N.A. Rigotti.
Treatment of tobacco use and dependence.
N Engl J Med., 346 (2002), pp. 506-512
[36]
T. Coleman.
ABC of smoking cessation. Use of simple advice and behavioural support.
BMJ., 328 (2004), pp. 397-399
Copyright © 2014. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.