Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 52. Núm. 1.
Páginas 55 (Enero 2016)
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 52. Núm. 1.
Páginas 55 (Enero 2016)
Carta al Director
DOI: 10.1016/j.arbres.2014.06.020
Acceso a texto completo
Neumotórax espontáneo y consumo de cocaína
Spontaneous pneumothorax and cocaine use
Visitas
10137
Alfonso Fiorellia, Marina Accardob, Mario Santinia,
Autor para correspondencia
mario.santini@unina2.it

Autor para correspondencia.
a Unidad de Cirugía Torácica, Seconda Università degli Studi di Napoli, Nápoles, Italia
b Departamento de Morfopatología, Seconda Università degli Studi di Napoli, Nápoles, Italia
Este artículo ha recibido
10137
Visitas
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Sr. Director:

El neumotórax espontáneo (NE) asociado al consumo de marihuana o de cocaína es una enfermedad infrecuente pero conocida. Aunque demostrar efecto directo es un reto, la lesión pulmonar causada por el consumo de drogas puede predisponer a un neumotórax1. El caso que se presenta es el de un varón de 39 años, que fue remitido a nuestra unidad para recibir tratamiento por NE derecho. Había presentado ya un NE en el mismo lado 7 meses antes y había admitido consumo ocasional de cocaína. Se realizó pleurodesis mecánica mediante toracoscopia y resección del ápex del pulmón derecho. El análisis anatomopatológico mostró la inesperada presencia de granulomas no necrosantes incluidos en las paredes bronquiales, asociados a pequeñas vesículas (fig. 1). Su historia clínica no tenía datos de interés y todas las pruebas estándar de laboratorio, así como las adicionales para micobacterias, infecciones por hongos y virus de la inmunodeficiencia humana ofrecieron resultados negativos.

Figura 1.

Muestra anatomopatológica teñida con hematoxilina y eosina (10× aumentos) que mostró la presencia de granulomas (flecha blanca) y pequeñas vesículas (*). Se observaron linfocitos activados y células inflamatorias gigantes (recuadro: 20× aumentos).

(0,31MB).

Dado que la cocaína contiene partículas de talco, supusimos que el depósito en las vías respiratorias habría podido causar la formación de granulomas por reacción de cuerpo extraño. El crecimiento de los granulomas afectaba a las pequeñas vías aéreas, provocando retención de aire y enfermedad bullosa. La intensa tos y el broncoespasmo provocado por la inhalación de cocaína provocó aumento de la presión intraalveolar seguido de la rotura de las vesículas y del neumotórax.

Ward et al.2 y Pare et al.3 describieron cambios radiológicos significativos tras el consumo de cocaína que incluían bullas enfisematosas y fibrosis pulmonar. Recientemente, nuestro grupo mostró la presencia de vesículas similares a las que habitualmente se observan en los pacientes ancianos con enfisema en una serie de casos de 13 jóvenes que eran fumadores habituales de marihuana4,5.

La presencia de granulomas como única expresión de daño pulmonar podría explicarse porque nuestro paciente admitió consumo intermitente de cocaína y no continuo. Sin embargo, la exposición continuada a cocaína favoreció un mayor depósito de partículas de talco, provocando una importante lesión pulmonar y los cambios radiológicos anteriormente descritos.

Por último, los granulomas debidos al uso esporádico de cocaína podrían predisponer al NE incluso en ausencia de cambios radiológicos significativos. En todo caso, la mejor manera de prevenir las lesiones graves del parénquima es evitar en primer lugar el consumo de la droga.

Bibliografía
[1]
S.E. Fligiel, M.D. Roth, E.C. Kleerup, S.H. Barsky, M.S. Simmons, D.P. Tashkin.
Tracheobronchial histopathology in habitual smokers of cocaine, marijuana, and/or tobacco.
Chest, 112 (1997), pp. 319-326
[2]
S. Ward, L.E. Heyneman, P. Reittner, E.A. Kazerooni, J.D. Godwin, N.L. Müller.
Talcosis associated with IV abuse of oral medications: CT findings.
AJR Am J Roentgenol, 174 (2000), pp. 789-793
[3]
J.P. Pare, G. Cote, R.S. Fraser.
Longterm follow-up of drug abusers with intravenous talcosis.
Am Rev Respir Dis, 139 (1989), pp. 233-241
[4]
A. Fiorelli, M. Accardo, G. Vicidomini, G. Messina, P. Laperuta, M. Santini.
Does cannabis smoking predispose to lung bulla formation?.
Asian Cardiovasc Thorac Ann, 22 (2014), pp. 65-71
[5]
A. Fiorello, G. Vicidomini, M. Santini.
Marijuana smokers and lung bullae.
Eur J Cardiothorac Surg, 34 (2008), pp. 706-707
Copyright © 2014. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.