Publique en esta revista
Información de la revista
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Carta Científica
DOI: 10.1016/j.arbres.2020.06.015
Acceso a texto completo
Disponible online el 9 de Agosto de 2020
En la altura la COVID-19 es menos frecuente: la experiencia del Perú
At High Altitude COVID-19 Is Less Frequent: The Experience of Peru
Visitas
...
Roberto Alfonso Accinellia,b,
Autor para correspondencia
roberto.accinelli@upch.pe

Autor para correspondencia.
, Juan Alonso Leon-Abarcaa
a Instituto de Investigaciones de la Altura, Universidad Peruana Cayetano Heredia, Lima, Perú
b Hospital Cayetano Heredia, Lima, Perú
Información del artículo
Texto completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Figuras (1)
Texto completo
Estimado Director:

Por su plasticidad ecológica el hombre vive en cualquier lugar del planeta en donde resida cualquier otra especie animal1. En el Perú, país de 32 millones de habitantes, aproximadamente el 32% reside por encima de los 2.500m sobre el nivel del mar (msnm). Está situado entre los paralelos 0°2’ y 18°21’34” de latitud sur, lo que por su cercanía al ecuador, al no ser el clima tan frígido, permite vivir en la altura en condiciones de hipoxia hipobárica al hombre y a otras especies animales y vegetales. El conocimiento popular peruano anima a los asmáticos a mudarse a vivir en la altura porque allí no hay asma. Y es que el tipo de ácaros cambia, su número disminuye conforme ascendemos, y por encima de los 3.800msnm no se les encuentra2.

El primer caso de COVID-19 peruano fue anunciado el 7 de marzo del 2020 y, buscando la supresión de la pandemia, el 15 se decretó la suspensión de labores con toques de queda presentes hasta la redacción del presente reporte. Hay 170.039 casos COVID-19 confirmados por RT-PCR y anticuerpos IgM/IgG. Utilizando los datos nacionales se encontró que el número de casos y de decesos por cada 100.000 habitantes disminuyen conforme incrementa la altura de residencia (fig. 1). Ajustando por sexo y extensión de las regiones, el comportamiento de los datos muestra que cada 500m de ascenso la tasa de casos se reduce un 22% y la de fallecidos un 40%. La relación de casos y muertes por regiones por debajo y encima de los 2.500msnm es de 4,5 y 10,9, observando 3.450 versus 774 casos y 76 versus 7 muertes, respectivamente (p<0,05). Es importante observar que por encima de los 2.600msnm la mortalidad por COVID-19 se estima menor de 1/100.000 habitantes (p<0,0001). Esta fracción es semejante a lo encontrado en Bolivia y en Ecuador, de 3 y 4 veces menos casos en las zonas bajas3.

Figura 1.

Relación inversa entre la altura de residencia y el número de casos y de decesos por cada 100.000 habitantes en las 24 regiones políticas del Perú.

(0,21MB).

Entre los años 2009 y 2015 en San Jerónimo, Cusco (3.244msnm), hubo 83 casos de influenza por cada 1.000 personas-año, mientras que en Lima, Madre de Dios y Tumbes, situadas a nivel del mar, hubo 107, 108 y 104, respectivamente, casi un 30% menos casos que en la altura4. En ratones inoculados con el virus de la influenza expuestos en una cámara hipobárica a una altura de 9.100msnm se observó una menor carga viral que en sus controles de nivel del mar (log ID50 4,87 vs. 6,97; p<0,01)5. Entre los inoculados a una altura simulada de 6.100msnm sobrevivieron más los que luego de ser inoculados siguieron a ese nivel que los que descendieron a nivel del mar6. Atribuir la menor frecuencia de COVID-19 en la altura únicamente a la hipoxia hipobárica es inadecuado, pues en el Perú la frecuencia de enfermos con el virus de la influenza es solo un 30% menor en la altura4, mientras que con el SARS-CoV-2 es un 350% menor.

Para el ingreso celular, la proteína S del SARS-CoV-2 se une a la ECA2, previo cebado por la serina proteasa TMPRSS27. El SARS-CoV infecta preferentemente células epiteliales ciliadas bien diferenciadas que expresan ECA2, mas no las células defectuosas. En células humanas del músculo liso de la arteria pulmonar la sobreexpresión del factor 1 de transcripción inducible por hipoxia (HIF1) incrementa la expresión de la proteína ECA y disminuye la de ECA2. Es así que en condiciones de hipoxia se incrementa la producción de HIF1, por lo que la ECA aumenta y estimula la expresión de angiotensina II (AT2), la que regula a los receptores AT1, traduciéndose en una menor expresión de ECA28. Menos receptores ECA2 explicarían la disminución de la COVID-19 en poblaciones de altura, así como el decremento de mortalidad, pues al haber menos receptores ECA2 la carga viral que reciben los afectados será menor y de ella depende su evolución9. La hipoxia hipobárica incrementa la eritropoyetina (EPO), hormona citoprotectora multifuncional, que disminuye la inflamación por shock séptico y mejora la lesión microvascular endotoxémica10, lo que también podría explicar por qué los pacientes COVID-19 fallecen menos en la altura. En Francia se halló que los malos resultados clínicos y virológicos en pacientes COVID-19 tratados con hidroxicloroquina-azitromicina se asociaron al uso de bloqueadores de AT111. La mayor mortalidad por COVID-19 en los varones podría deberse a que las mujeres expresan menos este receptor12.

Una de las limitaciones del presente trabajo es que para el análisis no se usó datos individuales por no ser de libre acceso. Son necesarias investigaciones más complejas que incluyan variables como edad, síntomas, severidad y patrones temporoespaciales de la infección para conocer si la severidad de la COVID-19 varía con la altura.

A pesar de que el presente trabajo presenta la limitación que para el análisis no se usó datos individuales, por no ser de libre acceso, pensamos que los mecanismos fisiopatológicos comentados podrían explicar por qué en Pasco, la región cuya capital es la más alta del Perú (4.338msnm), la tasa de infección COVID-19 es de 174/100.000 habitantes, mientras que en el Callao, la capital más baja (7m) de todas las regiones, es de 1.106 (6,4 veces mayor). Coincidimos con el planteamiento previo de Soliz y Zubieta3 sobre la menor expresión de los receptores ECA2 asociada a la disminución de los casos COVID-19 entre residentes de la altura.

Bibliografía
[1]
P. Roberts, N. Amano.
Plastic pioneers: Hominin biogeography east of the Movius Line during the Pleistocene.
Archaeol Res Asia., 17 (2019), pp. 181-192
[2]
L.H. Rijssenbeek-Nouwens, E.H. Bel.
High-altitude treatment: a therapeutic option for patients with severe, refractory asthma?.
Clin Exp Allergy., 41 (2011), pp. 775-782
[3]
C. Arias-Reyes, N. Zubieta-DeUrioste, L. Poma-Machicao, F. Aliaga-Raudan, F. Carvajal-Rodriguez, M. Dutschmann, et al.
Does the pathogenesis of SAR-CoV-2 virus decrease at high-altitude?.
Respir Physiol Neurobiol., 277 (2020), pp. 103443
[4]
Y.O. Tinoco, E. Azziz-Baumgartner, T.M. Uyeki, H.R. Rázuri, M.R. Kasper, C. Romero, et al.
Burden of influenza in 4 ecologically distinct regions of Peru: household active surveillance of a community cohort, 2009-2015.
Clin Infect Dis., 65 (2017), pp. 1532-1541
[5]
S.S. Kalter, J. Tepperman.
Influenza virus proliferation in hypoxic mice.
Science., (1952), pp. 621-622
[6]
L.J. Berry, R.B. Mitchell, D. Rubenstein.
Effect of acclimatization to altitude on susceptibility of mice to influenza A virus infection.
Proc Soc Exp Biol Med., 88 (1955), pp. 543-548
[7]
M. Hoffmann, H. Kleine-Weber, S. Schroeder, N. Krüger, T. Herrler, S. Erichsen, et al.
SARS-CoV-2 cell entry depends on ACE2 and TMPRSS2 and is blocked by a clinically proven protease inhibitor.
Cell., 181 (2020), pp. 271-280.e8
[8]
R. Zhang, Y. Wu, M. Zhao, C. Liu, L. Zhou, S. Shen, et al.
Role of HIF-1α in the regulation ACE and ACE2 expression in hypoxic human pulmonary artery smooth muscle cells.
Am J Physiol Lung Cell Mol Physiol., 297 (2009), pp. L631-L640
[9]
C.M. Chu, L.L. Poon, V.C. Cheng, K.S. Chan, I.F. Hung, M.M. Wong, et al.
Initial viral load and the outcomes of SARS.
CMAJ., 171 (2004), pp. 1349-1352
[10]
T.R. Stoyanoff, J.P. Rodríguez, J.S. Todaro, J.P. Colavita, A.M. Torres, M.V. Aguirre.
Erythropoietin attenuates LPS-induced microvascular damage in a murine model of septic acute kidney injury.
Biomed Pharmacother., 107 (2018), pp. 1046-1055
[11]
P. Gautret, J.C. Lagier, P. Parola, L. Meddeb, M. Mailhe, B. Doudier, et al.
Hydroxychloroquine and azithromycin as a treatment of COVID-19: results of an open-label non-randomized clinical trial.
Int J Antimicrob Agents., (2020), pp. 105949
[12]
K.E. Stelzig, F. Canepa, M. Schiliro, S. Berdnikovs, Y.S. Prakash, S.E. Chiarella.
Estrogen regulates the expression of SARS-CoV-2 receptor ACE2 in differentiated airway epithelial cells.
Am J Physiol Lung Cell Mol Physiol., 318 (2020), pp. L1280-L1281
Copyright © 2020. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase a la newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?

es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.