Archivos de Bronconeumología Archivos de Bronconeumología
Arch Bronconeumol 2017;53:222-7 - Vol. 53 Núm.4 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.10.008
Artículo especial
Enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres: ¿somos diferentes?
Chronic obstructive pulmonary disease in Women. Is it Different?
Tamara Alonsoa,, , Patricia Sobradillob, Juan P. de Torresc
a Servicio de Neumología, Hospital Universitario de La Princesa, Instituto de Investigación Sanitaria Princesa (IP), Madrid, España
b Servicio de Neumología, Hospital Universitario Araba, Vitoria-Gasteiz, España
c Servicio de Neumología, Clínica Universidad de Navarra, Pamplona, España
Introducción. Epidemiología

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por una limitación crónica, progresiva y poco reversible al flujo aéreo asociada a la exposición al humo de tabaco, y en menor proporción a tóxicos inhalados laborales, ambientales o a aquellos productos derivados de la combustión de la biomasa1–3.

La EPOC es una enfermedad compleja y heterogénea con una alta morbimortalidad asociada. La Organización Mundial de la Salud, en una actualización sobre la carga mundial de enfermedades (Globan Burden of Disease Study) publicada en 2010, indica un incremento significativo del número de personas con EPOC que se estima en 328.615.000 en todo el mundo. Actualmente esta enfermedad es la tercera causa de muerte, por debajo de la cardiopatía isquémica y la enfermedad cerebrovascular4.

Los datos del estudio EPI-SCAN, publicado en 2007, indican que la prevalencia de la EPOC en España es del 10,2% (15,1% en varones y 5,7% en mujeres) de la población entre 40 y 80 años5. La tasa de infradiagnóstico alcanza el 73%, aunque con una importante variabilidad geográfica y una distribución desigual por sexo, ya que es 1,27 veces más frecuente el infradiagnóstico en mujeres que en hombres (fig. 1)6.

Figura 1.
(0.11MB).

Infradiagnóstico de la EPOC en EPI-SCAN, por sexo y área.

Adaptado de Ancochea J, et al.6.

En nuestro país el envejecimiento poblacional, más acusado en las mujeres por su mayor longevidad y su incorporación masiva al hábito tabáquico alrededor de la década de los 70, ha dado lugar a un aumento de las enfermedades respiratorias asociadas al tabaquismo en la mujer, especialmente en las de mediana edad, lo que ha incrementado no solo la prevalencia, sino también la morbimortalidad asociada. Según un estudio estadounidense la tasa de mortalidad asociada a EPOC en mujeres se quintuplicó en ese país entre los años 1971 y 2000, y en este último año, por primera vez, el número de mujeres fallecidas por EPOC (59.936) fue superior al de varones (59.118)7.

A pesar de estos datos, la EPOC aún se considera una enfermedad que afecta fundamentalmente a varones, lo que constituye un sesgo diagnóstico que contribuye al mayor infradiagnóstico en mujeres. Dos estudios de características similares, uno llevado a cabo en EE. UU. y Canadá8 y otro en España9, concluyeron que existe un sesgo en el diagnóstico de EPOC en función del sexo del paciente. Los resultados indicaron que los varones tienen una probabilidad en torno a 1,5 veces mayor de recibir un diagnóstico provisional de EPOC, un sesgo que disminuye significativamente cuando se dispone de los resultados de una espirometría anormal.

Factores de riesgo

El principal factor de riesgo para el desarrollo de EPOC es el hábito tabáquico (fig. 2). Numerosos estudios han evaluado la posible existencia de una mayor susceptibilidad a los efectos nocivos del tabaco en las mujeres frente a los hombres. Un estudio publicado en 1997, que incluía 13.987 sujetos de 2 poblaciones de Dinamarca10, concluyó que el tabaquismo tenía un impacto mayor sobre el deterioro de la función pulmonar en mujeres que en hombres, resultado similar al obtenido en varios estudios previos11,12. Posteriormente, Sorheim et al.13 observaron que en un grupo de pacientes con EPOC menores de 60 años las mujeres que tenían un menor consumo de tabaco (índice paquete-año menor de 20) presentaban niveles de volumen espiratorio forzado en el primer segundo (FEV1) en valor absoluto y en porcentaje inferiores a los varones, mientras que aquellas con índices superiores a 25-30 tenían cifras similares a las de los hombres (fig. 3).

Figura 2.
(0.1MB).

Porcentaje de fumadores diarios por sexo y grupo de edad.

Encuesta Europea de Salud en España 2014.

Figura 3.
(0.09MB).

Relación dosis-respuesta entre el número de paquetes-año (pack-years) y el porcentaje predicho de volumen espiratorio forzado en el primer segundo posbroncodilatación (Post-PBD FEV1% predicted) en mujeres con EPOC (female COPD subjects) y hombres con EPOC (male COPD subjects), expresado mediante regresión lineal con intervalo de confianza del 95%.

Adaptado de Sorheim et al.13.

Esta mayor susceptibilidad al tabaco en mujeres estaría determinada por factores anatómicos (vías aéreas de menor tamaño), genéticos y hormonales y podría manifestarse de forma precoz en la infancia, ya que las niñas experimentan un mayor deterioro de la función pulmonar que los niños cuando están expuestos al humo de tabaco o a la contaminación ambiental14. Foreman et al.15 analizaron los datos de 2.500 personas incluidas en el estudio Genetic Epidemiology of COPD (COPDGene), que concluyó que las mujeres y los afroamericanos podrían ser más susceptibles a los efectos nocivos del tabaco debido a que experimentan formas de la enfermedad más severas y de inicio temprano. Por otra parte, los resultados del estudio indican que la existencia de una historia materna de tabaquismo o enfermedades respiratorias también se asocia significativamente con el desarrollo de formas más precoces y graves de EPOC.

En cuanto a los factores biológicos, estudios llevados a cabo en animales corroboran que las mujeres pueden tener una susceptibilidad mayor a los efectos deletéreos del tabaco. Los estrógenos y otros compuestos relacionados pueden aumentar la expresión de la enzima citocromo P450 (CYP) que está directamente involucrada en el metabolismo de algunos de los componentes del humo del cigarrillo, como los carburos aromáticos policíclicos. La bioactivación de estos compuestos por parte de CYP da lugar a sustancias reactivas con gran toxicidad pulmonar y potencial carcinogénico16,17.

Otros factores de riesgo para el desarrollo de EPOC, además del tabaquismo, serían la contaminación ambiental creciente en los países desarrollados, así como la exposición laboral a polvos orgánicos, carbón o metales pesados y también a textiles, latón, cerámica o cristalería. Un factor etiológico de importancia creciente sería la exposición al humo producido por la combustión de la biomasa que afecta predominantemente a mujeres de áreas rurales y/o en países en vías de desarrollo, que cocinan en ambientes pobremente ventilados con concentraciones de partículas materiales en el aire ambiente por encima de las recomendaciones establecidas18. Los datos publicados provenientes fundamentalmente de cohortes latinoamericanas de México y Colombia19,20 sugieren que la presentación clínica de la EPOC por esta causa presenta un mayor componente de bronquitis crónica y menor de enfisema, con un perfil de supervivencia similar al de las mujeres que padecen EPOC por humo de tabaco21.

Presentación clínica

La disnea es uno de los síntomas característicos de la EPOC y uno de los principales factores pronósticos que determinan la supervivencia y la calidad de vida de estos pacientes22.

Según los resultados de varios estudios publicados23,24 las mujeres refieren mayor grado de disnea que los varones, medida por la escala Modified Medical Research Council, para igual grado de obstrucción al flujo aéreo y menor exposición tabáquica. Un estudio publicado por De Torres et al.25 muestra que, a diferencia de lo que ocurre en varones, el mejor predictor de disnea en las mujeres es el impulso del centro respiratorio, por lo que otros factores no fisiológicos, como la ansiedad o la depresión, estarían implicados y deberían ser evaluados de forma sistemática en estas pacientes.

La tos y la expectoración crónica son otros síntomas que también caracterizan a las enfermedades respiratorias y, en concreto, a la EPOC. Un estudio publicado en 2012 sobre 4.500 pacientes con EPOC, 740 de los cuales eran mujeres, concluyó que ellas referían un mayor grado de disnea que los varones, pero menor tos y expectoración26. Los resultados de EPI-SCAN también reflejaron que las mujeres con EPOC presentaban comparativamente menor producción de esputo que los hombres, pudiendo influir en ello factores sociales6.

En cuanto a las sibilancias, estas son un síntoma más frecuente en mujeres con EPOC que en varones27, debido probablemente a que presentan mayor afectación de la vía aérea y mayor hiperreactividad bronquial, que puede ser un indicador de la alta incidencia de fenotipo mixto EPOC-asma en mujeres fumadoras28,29.

La capacidad de ejercicio es también, al igual que la disnea, un factor predictor de mortalidad en pacientes con EPOC y se determina mediante la realización de un test de esfuerzo submáximo, la prueba de marcha de 6 minutos (PM6M). Varios estudios han objetivado que tanto las mujeres como los hombres con EPOC tienen una capacidad de ejercicio inferior a la esperada, siendo más importante como factor predictor pronóstico en los varones30. Inicialmente se consideraba que esta limitación se debía a la disfunción respiratoria (resistencia al flujo aéreo e hiperinsuflación pulmonar como factor independiente de mortalidad, tanto en varones como en mujeres31), si bien sabemos que se debe en gran parte al desequilibrio en la utilización de oxígeno por parte de la musculatura esquelética32. En un estudio realizado mediante prueba de esfuerzo cardiorrespiratoria en cicloergómetro se observó que las mujeres con EPOC presentaban un menor pico de potencia anaerobio y una menor velocidad óptima que los hombres en probable relación con la pérdida de masa magra en los músculos de las extremidades inferiores33.

En cuanto a la presencia y distribución del enfisema existen varios estudios que objetivan las importantes diferencias entre hombres y mujeres con EPOC en cuanto a la prevalencia y distribución del enfisema. En el estudio de Martínez et al.34, del National Emphysema Treatment Trial Research Group, se incluyeron 1.053 pacientes, entre ellos 409 mujeres, que fueron evaluados para un programa de cirugía de reducción de volumen pulmonar comparándose datos clínicos, fisiológicos, radiológicos e histológicos en un pequeño subgrupo de pacientes. Comparativamente las mujeres tenían vías aéreas de diámetro más pequeño con paredes proporcionalmente más gruesas, siendo el enfisema menos extenso que en varones y de distribución predominantemente central. Dransfield et al.35 objetivaron que, independientemente de la severidad de la enfermedad, los varones fumadores y exfumadores con EPOC presentaban áreas más extensas de enfisema en el estudio radiológico que las mujeres con esta enfermedad. Sin embargo, un estudio publicado por Hardin et al. en 2016 concluye que las mujeres en 3 subgrupos fenotípicos (EPOC de inicio temprano, enfisema grave y EPOC grado iv de la Global Initiative for Obstructive Lung Diseases) presentan un grado de enfisema radiológico comparable al de los varones, a pesar de tener un índice paquete-año menor36.

El estado nutricional es un parámetro clínico fundamental a evaluar en los pacientes con EPOC mediante el índice de masa corporal (IMC) o el índice de masa magra medido mediante bioimpedancia. Un estudio publicado en 1999 mostró que la mortalidad asociada a EPOC aumentaba considerablemente cuando el IMC es inferior a 2137. Varios trabajos posteriores indican que es más prevalente la existencia de una alteración nutricional en mujeres con EPOC que en varones24,30. Según un estudio publicado en 2006, una circunstancia altamente ligada al sexo femenino es la existencia de un índice de masa magra disminuido en pacientes con IMC normal, por lo que se recomienda la valoración completa y sistemática del estado nutricional en mujeres por su potencial como predictor pronóstico38.

Las agudizaciones son episodios de inestabilidad clínica que producen un deterioro significativo en la calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes con EPOC, lo que afecta a la progresión de la enfermedad y aumenta el riesgo de muerte39. Según los datos disponibles las mujeres presentan un mayor número de exacerbaciones24,40,41, pero las tasas de hospitalización son similares a las de los varones, y las de rehospitalización y supervivencia tras agudización son mejores en el género femenino42.

Comorbilidades

La EPOC es una enfermedad compleja con manifestaciones multisistémicas, que se asocia a lo largo de su evolución con otras enfermedades o comorbilidades, que interfieren en el estado de salud y pronóstico de estos pacientes. Entre las más frecuentes se encuentran las cardiovasculares, el cáncer de pulmón, la osteoporosis, la diabetes mellitus y los trastornos de la esfera afectiva (ansiedad y depresión).

Según el estudio ECLIPSE41 las enfermedades cardiovasculares son menos prevalentes en las mujeres con EPOC, mientras que la osteoporosis y los trastornos de la esfera afectiva son más frecuentes que en los hombres. Los resultados del estudio ECCO43 indican que existen importantes diferencias por sexo en las comorbilidades de estos pacientes, y que estas pueden ser infravaloradas si se utiliza como único método de cuantificación el índice de Charlson. Según este estudio las mujeres con EPOC tienen una prevalencia inferior de cardiopatía isquémica que los varones, pero superior de insuficiencia cardiaca, osteoporosis y diabetes, entre otros.

Los síntomas de ansiedad y depresión en los pacientes con EPOC son muy frecuentes y causan un importante impacto en la enfermedad, tanto por su influencia en el control de los síntomas y en la calidad de vida, como por su relación con el pronóstico. Los estudios al respecto indican que las mujeres presentan niveles muy superiores de ansiedad y depresión, incluso cuando la afectación de la enfermedad es moderada en términos de obstrucción al flujo aéreo y de síntomas respiratorios44. La presencia de ansiedad y depresión en las mujeres con EPOC se asocia a un mayor riesgo de exacerbación, estancias hospitalarias más largas, persistencia del hábito tabáquico, menor actividad física, mayor mortalidad y, posiblemente, menor adherencia al tratamiento26.

La osteoporosis es una de las comorbilidades más importantes asociadas a la EPOC con una prevalencia cercana al 35%, afectando de forma predominante a mujeres, especialmente en la posmenopausia. Factores como la edad, el tabaquismo o el uso de corticoides sistémicos están implicados en el desarrollo de osteoporosis en estos pacientes, y se correlaciona con formas más graves de la enfermedad y con un bajo estado nutricional. Por todo ello, en el abordaje clínico de los pacientes con EPOC es fundamental realizar una densitometría ósea y una medición de marcadores analíticos de mineralización ósea para iniciar el tratamiento de forma precoz con bifosfonatos, calcio (si la ingesta dietética es insuficiente) y suplementos de vitamina D en los casos en los que exista deficiencia45.

Pronóstico

La calidad de vida relacionada con la salud es un parámetro directamente relacionado con las hospitalizaciones, la utilización de recursos sanitarios, la respuesta al tratamiento o la mortalidad en pacientes con EPOC, y puede evaluarse mediante el cuestionario respiratorio de calidad de vida Saint George's. Las mujeres con EPOC, en comparación con los varones, tienen una mayor afectación de la calidad de vida relacionada con la salud y comienzan a experimentar síntomas a una edad más precoz y con un grado de obstrucción al flujo aéreo menor. En los varones, parámetros como la disnea, la capacidad de ejercicio, el grado de hiperinsuflación o la presencia de comorbilidades se correlacionan significativamente con la puntuación total en el cuestionario respiratorio de calidad de vida Saint George's. Sin embargo, en las mujeres, solo la disnea y la presión arterial de oxígeno obtienen una correlación significativa, lo que sugiere la necesidad de encontrar otros posibles factores que evaluar, como la ansiedad o la depresión, que expliquen el deterioro mayor y más precoz de la calidad de vida en las mujeres46.

En la valoración pronóstica de la enfermedad tradicionalmente se había utilizado únicamente la afectación de la función pulmonar medida por el porcentaje predicho de FEV1. La aproximación pronóstica dio un giro de 180° con la aparición de índices multidimensionales como el BODE: Body mass index (IMC), Airflow obstruction (grado de obstrucción al flujo aéreo), Dyspnea (grado de disnea), Exercise capacity (capacidad de ejercicio) que tienen un mejor valor pronóstico y representan mejor la naturaleza heterogénea de la enfermedad47. Un estudio publicado en 2007 indica que el peso proporcional de cada uno de los componentes del índice BODE varía entre hombres y mujeres, de forma que en ellas es más importante el grado de disnea según escala Modified Medical Research Council y el IMC30. A pesar de estas variaciones, su valor como predictor de mortalidad (respiratoria y por todas las causas) es excelente en ambos sexos31.

Tratamiento

El tabaquismo es el principal factor de riesgo para el desarrollo de EPOC en el mundo desarrollado, por lo que el abandono del hábito tabáquico es la principal medida a llevar a cabo para enlentecer el declive progresivo de la función pulmonar que acontece en esta enfermedad2. Como hemos expuesto con anterioridad, las mujeres parecen ser más susceptibles que los varones a los efectos nocivos del tabaco, y algunos estudios muestran que tienden a dejar de fumar con menor frecuencia y que su tasa de éxito en la deshabituación tabáquica a largo plazo es inferior a la de los hombres, probablemente debido a que experimentan menor beneficio sintomático tras el cese del hábito. Sin embargo, según los resultados del Lung Health Study, las mujeres que dejan de fumar de forma definitiva experimentan una mejoría en la función pulmonar (FEV1) 2,5 veces mayor que el incremento que se produce en varones48. Algunos de los fármacos más utilizados en deshabituación tabáquica, como el bupropion o la vareniciclina, parecen ser igualmente eficaces en mujeres que en varones, mientras que la terapia sustitutiva con nicotina obtiene mejores resultados en hombres49.

La base del tratamiento farmacológico de la EPOC son los broncodilatadores de larga duración administrados mediante dispositivos de inhalación, siendo la técnica inhalatoria fundamental para garantizar la eficacia de los mismos. Un estudio publicado en 1994 objetivó que las mujeres, en comparación con los varones, y sin diferencias según la edad, realizaban la técnica inhalatoria de forma más incorrecta presentando fallos en cada uno de los pasos a realizar, por lo que una correcta educación sobre la utilización de los dispositivos es imprescindible para optimizar el tratamiento50. Tradicionalmente, pocos estudios sobre agentes farmacológicos en la EPOC han sido diseñados para valorar su eficacia según el sexo, por lo que la información de la que disponemos sobre las particularidades del tratamiento inhalado en mujeres es escasa, y en ocasiones contradictoria. Vestbo et al.51 reanalizaron en el ensayo TRISTAN la eficacia de la combinación salmeterol/fluticasona sobre la función pulmonar (FEV1), la tasa de exacerbaciones y la calidad de vida de los pacientes con EPOC, sin encontrar diferencias significativas entre géneros. Sin embargo, un metaanálisis más reciente publicado por Soriano et al.52 objetivó una mejoría de la función pulmonar en pacientes con EPOC en los 6 primeros meses de tratamiento con corticoides inhalados, siendo superior en mujeres (una vez más reforzando la idea de una mayor hiperreactividad bronquial en estas pacientes) y en aquellos que habían abandonado el hábito tabáquico. Los resultados del estudio UPLIFT, que evaluaba los efectos de bromuro de tiotropio sobre la función pulmonar, la calidad de vida de los pacientes y las exacerbaciones, no mostraron diferencias significativas en cuanto a género53. Aunque estos trabajos aportan información relevante que puede tener implicaciones terapéuticas, son necesarios nuevos estudios para perfilar de forma más precisa el correcto tratamiento farmacológico de las mujeres con EPOC.

La rehabilitación respiratoria ha demostrado ser un pilar fundamental del tratamiento de la EPOC, ya que mejora la disnea, la calidad de vida, la capacidad de ejercicio y disminuye las exacerbaciones y el consumo de recursos sanitarios. Los programas de rehabilitación deben integrar el entrenamiento de la musculatura periférica con el entrenamiento muscular respiratorio específico, la educación psicosocial/conductual y la intervención nutricional, entre otros. Se recomienda que la duración mínima de los programas sea de 8 semanas o 20 sesiones, con una frecuencia de 2 a 5 sesiones por semana39,54. Los estudios que evalúan la respuesta de los pacientes con EPOC a los programas de rehabilitación pulmonar no han mostrado diferencias significativas de género en cuanto al beneficio obtenido, si bien cabe recalcar que las mujeres obtienen un beneficio muy superior en los primeros meses de entrenamiento físico, aproximándose el efecto a largo plazo55.

El tratamiento con oxigenoterapia crónica domiciliaria (OCD) está indicado en pacientes con EPOC e hipoxemia grave en reposo, ya que mejora su calidad de vida y supervivencia, pero el efecto diferencial de esta terapia según el género no está claramente definido. Estudios como el de Miyamoto et al.56 objetivaron que las mujeres en tratamiento con OCD tenían una supervivencia mejor que la de los varones, con independencia de la etiología de la insuficiencia respiratoria. Los estudios posteriores llevados a cabo por Crockett et al.57 y Franklin et al.58 también confirmaron estos datos. Por el contrario, un estudio reciente publicado por Machado et al.59 mostró que en pacientes con EPOC en tratamiento con OCD la supervivencia es significativamente inferior en las mujeres, en las personas con menor IMC y en aquellos con mayor grado de insuficiencia respiratoria. Estas discrepancias en los resultados hacen necesaria la realización de nuevos estudios que evalúen la posible existencia de una diferencia entre ambos sexos en la respuesta al tratamiento con OCD.

Lamentablemente no contamos con información específica sobre el efecto del género en los resultados del tratamiento quirúrgico (cirugía de reducción de volumen pulmonar) o endoscópico (válvulas o coils) para reducción de volumen pulmonar en pacientes con enfisema. Es de esperar que dadas las características singulares de la presentación clínica de la enfermedad en las pacientes con EPOC también encontremos diferencias en la respuesta a estos tratamientos.

Conclusiones

La EPOC constituye un problema de salud creciente en las mujeres. Por ello, resulta prioritario establecer estrategias divulgativas y formativas que incidan sobre la importancia de la EPOC en este género, lo que permitiría mejorar la sospecha clínica y reducir el infradiagnóstico. Del mismo modo, es fundamental lograr una mejor caracterización diferencial, con especial atención a la presencia de comorbilidades como la osteoporosis, la ansiedad o la depresión, que optimice el abordaje terapéutico de estas pacientes.

Agradecimientos

En nuestros agradecimientos nos gustaría poder incluir por su importante contribución en la redacción de este manuscrito a María Pilar Ausín (Servicio de Neumología, Hospital del Mar, Barcelona), J.B. Soriano (Servicio de Neumología, Hospital Universitario de La Princesa, Instituto de Investigación Sanitaria Princesa [IP], Madrid) y Julio Ancochea (Servicio de Neumología, Hospital Universitario de La Princesa, IP, Madrid).

Bibliografía
1
M. Miravitlles,J.J. Soler-Cataluña,M. Calle,J. Molina,P. Almagro,J.A. Quintano
Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Tratamiento farmacológico de la EPOC estable
Arch Bronconeumol, 48 (2012), pp. 247-257 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2012.04.001
2
Global strategy for the diagnosis, management, and prevention of COPD. Global Initiative for Chronic Obstructive Pulmonary Disease (GOLD) 2015 [consultado 14 Abr 2016]. Disponible en: www.goldcopd.org
3
G. Hu,Y. Zhou,J. Tian,W. Yao,J. Li,B. Li
Risk of COPD from exposure to biomass smoke: A metaanalysis
4
T. Vos,A.D. Flaxman,M. Naghavi,R. Lozano,C. Michaud,M. Ezzati
Years lived with disability (YLDs) for 1160 sequelae of 289 diseases and injuries 1990-2010: A systematic analysis for the Global Burden of Disease Study 2010
5
J. Ancochea,C. Badiola,E. Duran-Tauleria,F. García Río,M. Miravitlles,L. Muñoz
Estudio EPI-SCAN: resumen del protocolo de un estudio para estimar la prevalencia de EPOC en personas de 40 a 80 años en España
Arch Bronconeumol, 45 (2009), pp. 41-47 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2008.06.001
6
J. Ancochea,M. Miravitlles,F. García Río,L. Muñoz,G. Sánchez,V. Sobradillo
Infradiagnóstico de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en mujeres: cuantificación del problema, determinantes y propuestas de acción
Arch Bronconeumol, 49 (2013), pp. 223-229 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2012.11.010
7
D.M. Mannino,D.M. Homa,L.J. Akinbami,E.S. Ford,S.C. Redd
Chronic pulmonary disease surveillance-United States, 1971-2000
MMWR Morb Mortal Wkly Rep, 1 (2002), pp. SS6
8
K.R. Chapman,D.P. Tashkin,D.J. Pye
Gender bias in the diagnosis of COPD
Chest, 119 (2001), pp. 1691-1695
9
M. Miravitlles,C. de la Roza,K. Naberan,M. Lamban,E. Gobartt,A. Martín
Problemas con el diagnóstico de la EPOC en atención primaria
Arch Bronconeumol, 42 (2006), pp. 3-8
10
E. Prescott,A.M. Bjerg,P.K. Andersen,P. Lange,J. Vestbo
Gender difference in smoking effects on lung function and risk of hospitalization for COPD: Results from a Danish longitudinal population study
Eur Respir J, 10 (1997), pp. 822-827
11
X. Xu,B. Li,L. Wang
Gender difference in smoking effects on adult pulmonary function
Eur Respir J, 7 (1994), pp. 477-483
12
X. Xu,S.T. Weiss,B. Rijcken,J.P. Schouten
Smoking, changes in smoking habits, and rate of decline in FEV1: New insight into gender differences
Eur Respir J, 7 (1994), pp. 1056-1061
13
I.C. Sorheim,A. Johannessen,A. Gulsvik,P.S. Bakke,E.K. Silverman,D.L. DeMeo
Gender differences in COPD: Are women more susceptible to smoking effects than men?
14
D.D. Sin,S.B. Cohen,A. Day,H. Coxson,P.D. Pare
Understanding the biological differences in susceptibility to chronic obstructive pulmonary disease between men and women
Proc Am Thorac Soc, 4 (2007), pp. 671-674 http://dx.doi.org/10.1513/pats.200706-082SD
15
M.G. Foreman,L. Zhang,J. Murphy,N.N. Hansel,B. Make,J.E. Hokanson
Early-onset chronic obstructive pulmonary disease is associated with female sex, maternal factors, and African American race in the COPDGene Study
Am J Respir Crit Care Med, 184 (2011), pp. 414-420 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.201011-1928OC
16
S.B. Cohen,P.D. Paré,S.F. Man,D.D. Sin
The growing burden of chronic obstructive pulmonary disease and lung cancer in women. Examining sex differences in cigarette smoke metabolism
Am J Respir Crit Care Med, 176 (2007), pp. 113-120 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200611-1655PP
17
F. Kamil,I. Pinzon,M.G. Foreman
Sex and race factors in early-onset COPD
Curr Opin Pulm Med, 19 (2013), pp. 140-144 http://dx.doi.org/10.1097/MCP.0b013e32835d903b
18
J.P. De Torres,C. Casanova
EPOC en la mujer
Arch Bronconeumol, 46 (2010), pp. 23-27 http://dx.doi.org/10.1016/S0300-2896(10)70023-5
19
P.G. Camp,A. Ramírez-Venegas,R.H. Sansores,L.F. Alva,J.E. McDougall,D.D. Sin
COPD phenotypes in biomass smoke-versus tobacco smoke-exposed Mexican women
Eur Respir J, 43 (2014), pp. 725-734 http://dx.doi.org/10.1183/09031936.00206112
20
C.A. Torres-Duque,M.C. García-Rodriguez,M. González-García
Is chronic obstructive pulmonary disease caused by wood smoke a different phenotype or a different entity?
Arch Bronconeumol, 52 (2016), pp. 425-431 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2016.04.004
21
A. Ramírez-Venegas,R.H. Sansores,R. Pérez-Padilla,J. Regalado,A. Velázquez,C. Sánchez
Survival of patients with chronic obstructive pulmonary disease due to biomass smoke and tobacco
Am J Respir Crit Care Med, 173 (2006), pp. 393-397 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200504-568OC
22
K. Nishimura,T. Izumi,M. Tsukino,T. Oga
Dyspnea is a better predictor of 5-year survival than airway obstruction in patients with COPD
Chest, 121 (2002), pp. 1434-1440
23
PAARC. Group Coopératif Pollution atmosphérique et afections respiratoires chroniques ou á répétition. Bull Eur Phisiopathol Respir. 1982;18:87-99.
24
J.P. De Torres,C. Casanova,C. Hernández,J. Abreu,A. Aguirre-Jaime,B.R. Celli
Gender and COPD in patients attending a pulmonary clinic
Chest, 128 (2005), pp. 2012-2026 http://dx.doi.org/10.1378/chest.128.4.2012
25
J.P. De Torres,C. Casanova,A. Montejo de Garcini,A. Aguirre-Jaime,B.R. Celli
Gender and respiratory factors associated with dyspnea in chronic obstructive pulmonary disease
26
K. Naberan,A. Azpeitia,J. Cantoni,M. Miravitlles
Impairment of quality of life in women with chronic obstructive pulmonary disease
Respir Med, 106 (2012), pp. 367-373 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2011.09.014
27
R.E. Kanner,J.E. Connett,M.D. Altose,S. Buist,W.W. Lee,D.P. Tashkin
Gender differences in airway hyperresponsiveness in smokers with mild COPD
Am J Respir Crit Care Med, 150 (1994), pp. 956-961 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.150.4.7921469
28
G.E. Silva,D.L. Sherrill,S. Guerra,R.A. Barbee
Asthma as a risk factor for COPD in a longitudinal study
29
P.G. Gibson,J.L. Simpson
The overlap syndrome of asthma and COPD: What are its features and how important is it?
30
J.P. De Torres,C. Casanova,A. Montejo de Garcini,A. Aguirre-Jaime,B.R. Celli
COPD heterogeneity: Gender differences in the multidimensional BODE index
Int J Chron Obstruct Pulmon Dis, 2 (2007), pp. 151-155
31
J.P. De Torres,C.G. Cote,M.V. López,C. Casanova,O. Díaz,J.M. Marín
Sex differences in mortality in patients with COPD
Eur Respir J, 33 (2009), pp. 528-535 http://dx.doi.org/10.1183/09031936.00096108
32
K.J. Killian,P. Leblanc,D.H. Martin,E. Summers,N.L. Jones,E.J. Campbell
Exercise capacity and ventilatory, circulatory, and symptom limitation in patients with chronic airflow limitation
Am Rev Respir Dis, 146 (1992), pp. 935-940 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm/146.4.935
33
R.J. Yquel,F. Tessonneau,M. Poirier,J. Moinard,O. Pillet,G. Manier
Peak anaerobic power in patients with COPD: Gender related differences
Eur J Appl Physiol, 97 (2006), pp. 307-315 http://dx.doi.org/10.1007/s00421-006-0181-1
34
F.J. Martínez,J.L. Curtis,F. Sciurba,J. Mumford,N.D. Giardino,G. Weinmann
Sex differences in severe pulmonary emphysema
Am J Respir Crit Care Med, 176 (2007), pp. 243-252 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200606-828OC
35
M.T. Dransfield,G.R. Wahko,M.G. Foreman,R.S.J. Estepar,J. Reilly,W.C. Bailey
Gender differences in the severity of CT emphysema in COPD
Chest, 132 (2007), pp. 464-470 http://dx.doi.org/10.1378/chest.07-0863
36
M. Hardin,M. Foreman,M.T. Dransfield,N. Hansel,M.K. Han,M.H. Cho
Sex-specific features of emphysema among current and former smokers with COPD
Eur Respir J, 47 (2016), pp. 104-112 http://dx.doi.org/10.1183/13993003.00996-2015
37
C. Landbo,E. Prescott,P. Lange,J. Vestbo,T.P. Almdal
Prognostic value of nutritional status in chronic obstructive pulmonary disease
Am J Respir Crit Care Med, 160 (1999), pp. 1856-1861 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.160.6.9902115
38
J. Vestbo,E. Prescott,T. Almdal,M. Dahl,B.G. Nordest,T. Andersen
Body mass, fat free body mass and prognosis in COPD patients from a random population sample
Am J Respir Crit Care Med, 173 (2006), pp. 79-83 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200506-969OC
39
M. Miravitlles,J.J. Soler-Cataluña,M. Calle,J. Molina,P. Almagro,J.A. Quintano
Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Actualización 2014
Arch Bronconeumol, 50 (2014), pp. 1-16 http://dx.doi.org/10.1016/S0300-2896(14)70070-5
40
B. Celli,J. Vestbo,C.R. Jenkins,P.W. Jones,G.T. Ferguson,P.M. Calverley
Sex differences in mortality and clinical expressions of patients with chronic obstructive pulmonary disease. The TORCH experience
Am J Respir Crit Care Med, 183 (2011), pp. 317-322 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.201004-0665OC
41
A. Agustí,P.M. Calverley,B. Celli,H.O. Coxson,L.D. Edwards,D.A. Lomas
Characterisation of COPD heterogeneity in the ECLIPSE cohort
42
A.V. González,S. Suissa,P. Ernst
Gender differences in survival following hospitalisation for COPD
43
P. Almagro,F. López García,F.J. Cabrera,L. Montero,D. Morchón,J. Díez
Comorbidity and gender-related differences in patients hospitalized for COPD: The ECCO study
Respir Med, 104 (2010), pp. 253-259 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2009.09.019
44
F. Di Marco,M. Verga,M. Reggente,F.M. Casanova,S.P. Santos,F. Blasi
Anxiety and depression in COPD patients: The roles of gender and disease severity
Respir Med, 100 (2006), pp. 1767-1774 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2006.01.026
45
L. Graat-Verboom,E.F. Wouters,F.W. Smeenk,B.E. van der Borne,R. Lunde,M.A. Spruit
Current status of research on osteoporosis in COPD: A systematic review
Eur Respir J, 34 (2009), pp. 209-218 http://dx.doi.org/10.1183/09031936.50130408
46
J.P. De Torres,C. Casanova,C. Hernández,J. Abreu,A. Montejo de Garcini,A. Aguirre-Jaime
Gender associated differences in determinants of quality of life in patients with COPD: A case series study
Health Qual Life Outcomes, 4 (2006), pp. 72 http://dx.doi.org/10.1186/1477-7525-4-72
47
B.R. Celli,P.M. Calverley,S.I. Rennard,E.F. Wouters,A. Agustí,N. Anthonisen
Proposal for a multidimensional staging system for chronic obstructive pulmonary disease
Respir Med, 99 (2005), pp. 1546-1554 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2005.03.019
48
P.D. Scanlon,J.E. Connett,L.A. Waller,M.D. Altose,W.C. Bailey,S. Buist
Smoking cessation and lung function in mild-to moderate chronic obstructive pulmonary disease. The Lung Health Study
Am J Respir Crit Care Med, 161 (2000), pp. 381-390 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.161.2.9901044
49
M.K. Han,D. Postma,D. Mannino,N.D. Giardino,S. Buist,J.L. Curtis
Gender and chronic obstructive pulmonary disease: Why it matters
Am J Respir Crit Care Med, 176 (2007), pp. 1179-1184 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200704-553CC
50
D.E. Goodman,E. Israel,M. Rosenberg,R. Johnston,S.T. Weiss,J.M. Drazen
The influence of age, diagnosis, and gender on proper use of metered-dose-inhalers
Am J Respir Crit Care Med, 150 (1994), pp. 1256-1261 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.150.5.7952549
51
J. Vestbo,J.B. Soriano,J.A. Anderson,P. Calverley,R. Pauwels,P. Jones,TRISTAN Study Group
Gender does not influence the response to the combination of salmeterol and fluticasone propionate in COPD
Respir Med, 98 (2004), pp. 1045-1050
52
J.B. Soriano,D.D. Sin,X. Zhang,P.G. Camp,J.A. Anderson,N.R. Anthonisen
A pooled analysis of FEV1 decline in COPD patients randomized to inhaled corticosteroids or placebo
Chest, 131 (2007), pp. 682-689 http://dx.doi.org/10.1378/chest.06-1696
53
D. Tashkin,B.R. Celli,S. Kesten,T. Lystig,M. Decramer
Effect of tiotropium in men and women with COPD: Results of the 4-year UPLIFT trial
Respir Med, 104 (2010), pp. 1495-1504 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2010.03.033
54
M.R. Güell Rousa,S. Díaz Lobato,G. Rodríguez Trigo,F. Morante Véleza,M. San Miguel,P. Cejudo
Rehabilitación respiratoria
Arch Bronconeumol, 50 (2014), pp. 332-344 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2014.02.014
55
C.G. Foy,J. Rejeski,M. Berry,D. Zaccaro,M. Woodard
Gender moderates the effects of exercise therapy on health-related quality of life among COPD patients
Chest, 119 (2001), pp. 70-76
56
K. Miyamoto,A. Aida,M. Nishimura,M. Aiba,S. Kira,Y. Kawakami
Gender effect on prognosis of patients receiving long-term home oxygen therapy. The Respiratory Failure Research Group in Japan
Am J Respir Crit Care Med, 152 (1995), pp. 972-976 http://dx.doi.org/10.1164/ajrccm.152.3.7663812
57
A.J. Crockett,J.M. Cranston,J.R. Moss,J.H. Alpers
Survival on long-term oxygen therapy in chronic airflow limitation: From evidence to outcomes in the routine clinical setting
Intern Med J, 31 (2001), pp. 448-454
58
K.A. Franklin,T. Gustafson,J. Ranstam,K. Strom
Survival and future need of long-term oxygen therapy for chronic obstructive pulmonary disease-gender differences
Respir Med, 101 (2007), pp. 1506-1511 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2007.01.009
59
M.C. Machado,J.A. Krishnan,S.A. Buist,A.L. Bilderbarck,G.P. Fazolo,M.G. Santarosa
Sex differences in survival of oxygen-dependent patients with chronic obstructive pulmonary disease
Respir Med, 99 (2005), pp. 1546-1554 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2005.03.019
Copyright © 2017. SEPAR
Arch Bronconeumol 2017;53:222-7 - Vol. 53 Núm.4 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.10.008