Archivos de Bronconeumología Archivos de Bronconeumología
Arch Bronconeumol 2017;53:274-6 - Vol. 53 Núm.5 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.09.016
Carta científica
Empiema por Actinomyces meyeri
Actinomyces Meyeri Empyema
Lucía Ferreiroa,b,, , María Luisa Pérez del Molinoc, Carlos Rábadea, Luis Valdésa,b
a Servicio de Neumología, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, España
b Grupo Interdisciplinar de Investigación en Neumología, Instituto de Investigaciones Sanitarias de Santiago (IDIS), Santiago de Compostela, España
c Servicio de Microbiología, Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, Santiago de Compostela, España
Sr. Director:

La actinomicosis es una infección crónica causada por bacterias grampositivas anaeróbicas del género Actinomyces que normalmente colonizan de forma saprófita la cavidad oral y los tractos gastrointestinal y urogenital, y que tienen tendencia a la diseminación hematógena1. En contraste a otras especies de Actinomyces, Actinomyces meyeri (A. meyeri) puede causar infecciones pulmonares, pero el empiema por este germen es muy poco frecuente. La actinomicosis se caracteriza porque puede producir fístulas en los tejidos que afecta, suele presentar supuración con aspecto de gránulos de sulfuro y su cultivo es técnicamente difícil.

Presentamos un caso de empiema por A. meyeri que hemos tratado recientemente en nuestro hospital. Se trata de un varón de 62 años, fumador de 40 paquetes/año y consumidor de 18 unidades diarias de alcohol, con hipoacusia neurosensorial grave como secuela de una meningitis que padeció en la adolescencia. Acudió al servicio de urgencias de nuestro hospital por dolor pleurítico izquierdo de tres semanas de evolución, acompañado de tos no productiva, sensación distérmica y pérdida de peso no cuantificada. Estaba hemodinámicamente estable, afebril y eupneico al aire ambiente. En la exploración física destacaba la presencia de halitosis por boca séptica con ausencia de varias piezas dentarias, la disminución de las vibraciones vocales en todo el hemitórax izquierdo con matidez a la percusión, así como hepatomegalia de dos traveses de dedo.

En la analítica de sangre destacaba: hematíes 3,77×106/μL, hemoglobina 11,5g/dl, hematocrito 33,9%, VCM 100, leucocitos 8,87×103/μL (85% neutrófilos), velocidad de sedimentación 120, bilirrubina total 2,4mg/dl (directa 1,9mg/dl), GOT 114 UI/l, GPT 129 UI/l, GGT 280 UI/l y fosfatasa alcalina 245 UI/l. Gasometría arterial (aire ambiente): pH 7,51, pCO2 33,1mmHg, pO2 69,5mmHg. En la radiografía de tórax se observaba un aumento de densidad aparentemente homogéneo que ocupaba gran parte del hemitórax izquierdo, de contorno superior nítido y convexo, que no se movilizaba en los decúbitos laterales. En la ecografía torácica se visualizaba abundante derrame pleural izquierdo hiperecogénico con septos en su interior. En la toracocentesis se obtuvo un líquido purulento con pH 6,80, leucocitos 173×103/μL (75% neutrófilos), glucosa 15mg/dl, LDH 20.000 UI/l, proteínas 4,7g/dl, proteína C-reactiva 9,88mg/dl, procalcitonina <0,020ng/mL, interleucina-6 152.525pg/ml y adenosina desaminasa 227 U/l. Se estableció el diagnóstico de empiema por lo que se inició tratamiento antibiótico empírico con amoxicilina/ácido clavulánico 2g iv. cada 8 h, drenaje torácico (16F; 9 días) y uroquinasa intrapleural (100.000 UI/día, 3 días). La evolución fue favorable. Los hemocultivos fueron negativos. El cultivo del líquido pleural para micobacterias fue negativo, y en medios anaerobios resultó positivo para A. meyeri.

Dos meses más tarde el paciente está asintomático, continúa en tratamiento con amoxicilina oral (500mg/8 h) y la TC de tórax demuestra un engrosamiento pleural a lo largo de la región lateral y posterior del hemitórax izquierdo con una mínima cantidad de líquido pleural asociado.

La infección pleural por A. meyeri es muy poco frecuente ya que, hasta la actualidad, solamente se han publicado 12 casos (tabla 1)2–12. La mala higiene bucal y el alcoholismo, como es nuestro caso, son factores predisponentes ya que la aspiración del germen desde la cavidad oral es su vía de llegada al parénquima pulmonar. La pleura se afecta, bien por contigüidad, o por diseminación hematógena1,13. Suele tratarse de varones (11/13 casos; 84,6%) mayores de 40 años (12/13; 92,3%) en los que además de la pleura, hay otros órganos afectados (generalmente el pulmón) que pueden fistulizarse. Las características del líquido pleural son las de todo empiema, con valores elevados de LDH y de leucocitos (generalmente neutrófilos), y bajos de pH y glucosa. Algunos casos también pueden cursar con niveles altos de adenosina desaminasa y bajos de proteínas14.

Tabla 1.

Casos de empiema pleural por Actinomyces meyerii descritos en la literatura

Autor (ref.)  Sexo/edad (años)  F. riesgo  Presentación clínica  Tto. AB  Duración tto. (meses)  DT  UQ  Leuc. LP (cel)/seg (%)  pH  Glucosa (mg/dl)  LDH (UI/l)  ADA (U/l)  Prot. (g/dl)  Evolución 
Rose et al.2  H/49  Alcoholismo, mala higiene bucal  Empiema
Neumonía
Fístula broncopleural
Osteomielistis (esternón) 
Penicilina G/clindamicina/tetraciclina  6 meses (hasta el éxitus)  Sí                Éxitus 
  H/62  Alcoholismo, mala higiene bucal  Empiema
Neumonía
Absceso subcutáneo cadera izquierda 
Penicilina G/amoxicilina  12 meses  Sí                NE 
Lentino et al.3  H/16  NE  Empiema
Médula ósea 
Clindamicina  6 meses  Sí/toracotomía (decorticación)    141×103/83            Favorable 
Alemanni et al.4  H/58  Alcoholismo, mala higiene bucal  Empiema
Absceso muscular 
Penicilina G  NE  NE                Probablemente favorable 
Del Castillo et al.5  H/61  Mala higiene bucal  Empiema  Penicilina G/amoxicilina  4 meses  No    1×106/100  6,34  14  1.367  74  5,1  Favorable
Engrosamiento pleural 
Vallet et al.6  M/64  Alcoholismo  Empiema
Fístula pleurosubcutánea 
Penicilina  6 meses  Sí/toracotomía (decorticación)                Favorable
Engrosamiento pleural 
Fazili et al.7  H/45  Mala higiene bucal  Empiema
Neumonía 
Penicilina G  12 meses  Sí/toracotomía (decorticación)                Pérdida seguimiento 
Porcel et al.8  H/49  Alcoholismo  Empiema
Neumonía 
Clindamicina/doxiciclina  6 meses  Sí  Sí  160×109/neutrof  6,82  17.700  0,3  2,4  Favorable 
Attaway et al.9  H/61  Alcoholismo, mala higiene bucal  Empiema
Neumonía
Lumpy jaw 
Ampicilina/penicilina G/doxiciclina  6 meses  Toracotomía (decorticación)                NE 
Alonso et al.10*  M/83  Absceso dentario  Empiema  Imipenem/doxiciclina  6 meses  Sí    649×103/neutrof  16.300    1,2   
Jung et al.11  H/49  Alcoholismo  Empiema
Neumonía 
Penicilina G/amoxicilina  4 meses  Sí    56×103/89      20.530    Favorable 
Sander et al.12  H/84    Empiema
Neumonía 
Amoxicilina/ácido clavulánico  3 meses  Sí  Sí  9,6×103/36  6,80  5.560  117    Favorable 
Presente caso  H/62  Alcoholismo, mala higiene bucal  Empiema  Amoxicilina/ácido clavulánico  2 meses  Sí  Sí  173×103/75  6,80  15  20.000  227  4,7  Favorable
Engrosamiento pleural 

AB: antibiótico; ADA: adenosina desaminasa; DT: drenaje torácico; F. riesgo: factores de riesgo; H: hombre; LDH: lactato deshidrogenasa; Leuc.: leucocitos; LP: líquido pleural; M: mujer; NE: no especificado; Prot.: proteínas; ref: referencia; Tto.: tratamiento; UQ: uroquinasa.

*

Actinomyces spp.

Continúa con el tratamiento.

La enfermedad puede coexistir con un cáncer de pulmón ya que A. meyeri es un germen que tiene tendencia a colonizar el tejido necrótico que suele producirse en las neoplasias15. Por lo tanto, su aislamiento en esputo puede representar una simple colonización si no va acompañado de la observación de los gránulos de azufre característicos en el material purulento del tejido infectado. Si no es así, su aislamiento no es de utilidad diagnóstica. Por el contrario, el cultivo en el líquido pleural establece el diagnóstico y debe tenerse la precaución de llevarlo a cabo en medios anaeróbicos adecuados. El tratamiento de elección es amoxicilina/ácido clavulánico o penicilina G sódica (administrada por vía intravenosa durante 2-6 semanas seguida de amoxicilina por vía oral durante un periodo de 6-12 meses), dependiendo de la evolución clínica y radiológica. Otras alternativas son clindamicina, doxiciclina o eritromicina, si el paciente es alérgico a la penicilina o presenta intolerancia a la misma7. Suele ser necesario colocar un drenaje torácico, administrar fibrinolíticos intrapleurales y, en ocasiones, es necesario recurrir a la decorticación pleural14. La evolución suele ser favorable, aunque hay descrito un caso fatal2, y puede quedar como secuela una paquipleuritis residual. Nuestro paciente solamente lleva dos meses de tratamiento, pero parece responder favorablemente desde el punto de vista clínico, a la espera de evaluar la posible secuela del engrosamiento pleural izquierdo que presenta, con pruebas de función pulmonar.

La enseñanza de este caso es que ante un derrame pleural de evolución tórpida que no mejora con el tratamiento antibiótico habitual y que presenta los factores de riesgo reseñados, deben hacerse cultivos en medios adecuados para descartar un empiema por A. meyeri.

Autoría

Lucía Ferreiro: autora y escritora. Concepción y diseño. Aprobación final del manuscrito.

María Luisa Pérez del Molino: coautora. Aprobación final del manuscrito.

Carlos Rábade: coautor. Aprobación final del manuscrito.

Luis Valdés: autor y escritor. Concepción y diseño. Aprobación final del manuscrito.

Bibliografía
1
G.F. Mabeza,J. Macfarlane
Pulmonary actinomicosis
Eur Respir J, 21 (2003), pp. 545-551
2
H.D. Rose,B. Varkey,C.P. Kesavan Kutty
Thoracic actinomycosis caused by Actinomyces meyeri
Am Rev Respir Dis, 125 (1982), pp. 251-254 http://dx.doi.org/10.1164/arrd.1982.125.2.251
3
J.R. Lentino,J.E. Allen,M. Stachowski
Hematogenous dissemination of thoracic actinomycosis due to Actinomyces meyeri
Pediatr Infect Dis, 4 (1985), pp. 698-699
4
A. Alemanni,G. Manigand,J. Taillandier
Pyomyosite a Actinomyces meyeri avec atteinte pulmonaire associée. Revue de la litterature. A propos d’une observation
Sem Hôm Paris, 64 (1988), pp. 2799-2803
5
D. Del Castillo-Otero,E. Calderón-Osuna,J. Toral-Marín
Empiema por Actinomyces meyeri
Arch Bronconeumol, 34 (1988), pp. 410-411
6
C. Vallet,E. Pezzetta,G. Nicolet-Chatelin,Z. El Lamaa,O. Martinet,H.B. Ris
Stage III empyema caused by Actinomyces meyeri: A plea for decortication
J Thorac Cardiovasc Surg, 127 (2004), pp. 1511-1513 http://dx.doi.org/10.1016/j.jtcvs.2003.11.043
7
T. Fazili,D. Blair,S. Riddell,D. Kiska,S. Nagra
Actinomyces meyeri infection: Case report and review of the literatura
8
R. Palma,S. Bielsa,D. Domingo,J.M. Porcel
Empiema por Actinomyces meyeri
Med Clin (Barc), 140 (2013), pp. 474-475
9
A. Attaway,T. Flynn
Actinomyces meyeri: from »lumpy jaw» to empiema
Infection, 41 (2013), pp. 1025-1027 http://dx.doi.org/10.1007/s15010-013-0453-8
10
F.J. Alonso-Renedo,A. Casas-Herrero,N. Martínez-Velilla,M. Gonzalo-Lázaro
Empiema por Actinomyces paucisintomático
Rev Esp Geriatr Gerontol., 49 (2014), pp. 196-197 http://dx.doi.org/10.1016/j.regg.2014.02.008
11
H.W. Jung,C.R. Cho,J.Y. Ryoo,H.K. Lee,S.Y. Ha,J.H. Choi
Actinomyces meyeri Empyema: A case report and review of the literature
Case Rep Infect Dis, 2015 (2015), pp. 291838 http://dx.doi.org/10.1155/2015/291838
12
R. Sander,A. Fournier,P. Mairal,L. Borderias
Neumonía y empiema por Actinomyces meyeri: informe de un caso en anciano octogenario y revisión de la literatura
Rev Esp Geriatr Gerontol, 51 (2016), pp. 123-125 http://dx.doi.org/10.1016/j.regg.2015.06.007
13
C. Apothéloz,C. Regamey
Disseminated infection due to Actinomyces meyeri: case report and review
Clin Infect Dis, 22 (1996), pp. 621-625
14
L. Ferreiro,M.E. San José,L. Valdés
Manejo del derrame pleural paraneumónico en adultos
Arch Bronconeumol, 51 (2015), pp. 637-646 http://dx.doi.org/10.1016/j.arbres.2015.01.009
15
P.R. Slade,B.V. Slesser,J. Southgate
Thoracic actinomycosis
Thorax, 28 (1973), pp. 73-85
Copyright © 2016. SEPAR
Arch Bronconeumol 2017;53:274-6 - Vol. 53 Núm.5 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.09.016