Archivos de Bronconeumología Archivos de Bronconeumología
Arch Bronconeumol 2017;53:395 - Vol. 53 Núm.7 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.12.010
Imagen clínica
Bulla pulmonar gigante sobreinfectada
Giant Pulmonary Bulla Superinfection
Ana I. Córdoba Alonsoa,, , Maite Arlabán Carpinterob, José M. Olmos Martíneza
a Servicio de Medicina Interna, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla-IDIVAL, Universidad de Cantabria, Santander, Cantabria, España
b Servicio de Medicina Intensiva, Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, Universidad de Cantabria, Santander, Cantabria, España

Paciente de 40 años sin antecedentes personales relevantes que consultó por disnea y fiebre. Analíticamente presentaba leucocitosis con desviación izquierda y elevación de reactantes de fase aguda. La radiografía (fig. A y B) y la TAC de tórax (fig. 1 C y D) revelaron una imagen quística con paredes calcificadas y contenido hidroaéreo, que ocupaba prácticamente todo el hemitórax derecho, provocando una atelectasia del parénquima y desplazando el mediastino contralateralmente. Se inició tratamiento con antibioterapia empírica y ante la falta de respuesta se decidió realizar el drenaje de la colección mediante toracotomía, con mejoría clínica posterior.

Figura 1.
(0.2MB).

A y B) Radiografía simple de tórax postero-anterior y lateral que muestran lesión quística con paredes calcificadas que ocupa prácticamente la totalidad del hemitórax derecho con nivel hidroaéreo en su interior. C y D) TAC de tórax donde se objetiva que dicha imagen quística condiciona atelectasia de gran parte del parénquima pulmonar del hemitórax derecho y desplazamiento del mediastino hacia la izquierda.

Se define como bulla pulmonar gigante a un espacio aireado en el pulmón mayor del 30% del hemitórax. Algunos factores de riesgo son: tabaquismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y déficit de alfa-1-antitripsina. Una de las complicaciones es la sobreinfección, con aislamientos microbiológicos diversos (Staphylococcus aureus resistente a meticilina, Bacteroides, Pseudomonas aeruginosa, etc.)1. No está indicada la realización de broncoscopia de forma rutinaria1. No obstante, es importante descartar el origen neoplásico, las enfermedades autoinmunes, principalmente granulomatosis con poliangitis, sarcoidosis y síndrome de Sjögren; así como los embolismos pulmonares. El drenaje del contenido ayuda a la resolución, debido a la escasa penetración de los antibióticos en el interior2.

Bibliografía
1
D. Chandra,S.R. Rose,R.B. Carter,D.M. Musher,R.J. Hamill
Fluid-containing emphysematous bullae: A spectrum of illness
Eur Respir J, 32 (2008), pp. 303-306 http://dx.doi.org/10.1183/09031936.00158807
2
L.S. Kirschner,W. Stauffer,C. Krenzel,P.G. Duane
Management of a giant fluid-filled bulla by closed-chest thoracostomy tube drainage
Chest., 111 (1997), pp. 1772-1774
Autor para correspondencia. (Ana I. Córdoba Alonso acordoba@humv.es)
Copyright © 2017. SEPAR
Arch Bronconeumol 2017;53:395 - Vol. 53 Núm.7 DOI: 10.1016/j.arbres.2016.12.010