Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 53. Núm. 5.Mayo 2017Páginas 229-290
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 53. Núm. 5.Mayo 2017Páginas 229-290
Imagen clínica
DOI: 10.1016/j.arbres.2016.09.013
Un caso de aspergilosis angioinvasiva
A Case of Angioinvasive Aspergillosis
Visitas
764
Víctor Vázquez Sáncheza,
Autor para correspondencia
victor_becedillas@hotmail.com

Autor para correspondencia.
, Armando Gozalo Garcíab, Fermín Sáez Garmendiab
a Servicio de Radiodiagnóstico, Hospital Nuestra Señora de la Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, España
b Sección de Radiología Pediátrica, Hospital de Cruces, Barakaldo, Vizcaya, España
Este artículo ha recibido
764
Visitas
Información del artículo
Texto Completo

Mujer de 13 años con episodio de neutropenia febril en el contexto de una aplasia medular secundaria a quimioterapia por leucemia linfocítica aguda. Ante la sospecha de infección oportunista, se practicó la prueba del galactomanano, cuyo resultado fue positivo.

Se realizó una TC ante la posible afectación pulmonar. La exploración reveló la presencia de numerosos nódulos pulmonares sólidos de distribución bilateral y predominio en ambos lóbulos superiores. Dichos nódulos presentaban bordes mal definidos y un área adyacente de atenuación en vidrio deslustrado («signo del halo») (fig. 1A). En este contexto clínico los hallazgos corresponden a infartos hemorrágicos y son muy indicativos de aspergilosis angioinvasiva. No obstante, en otras enfermedades mucho menos frecuentes, tales como mucormicosis y candidiasis, herpes simple y citomegalovirus, granulomatosis de Wegener, sarcoma de Kaposi o metástasis hemorrágicas es posible observar hallazgos similares en la TC1.

Figura 1.
(0,11MB).

A) La TC inicial muestra nódulos con bordes mal definidos (flecha) predominantes en ambos lóbulos superiores. B) La TC de seguimiento, practicada 3 semanas después de iniciarse el tratamiento muestra cavitación de los nódulos previamente observados.

Se inició tratamiento antifúngico para la aspergilosis con evolución clínica favorable. Tres semanas después de iniciarse el tratamiento se efectuó una TC de seguimiento, que mostró cavitación de múltiples nódulos con persistencia de escaso componente sólido en el interior de los mismos. Este signo se conoce como el «signo del menisco» (fig. 1B) y está presente en un 50% de los casos2. Representa la separación entre el parénquima necrótico y el sano, y cuando se observa después del «signo del halo», reafirma el diagnóstico de aspergilosis1.

Bibliografía
[1]
T. Franquet,N.L. Müller,A. Giménez,P. Guembe,J. de La Torre,S. Bagué
Spectrum of pulmonary aspergillosis: Histologic, clinical, and radiologic findings
[2]
A. Prasad,K. Agarwal,D. Deepak,S.S. Atwal
Pulmonary Aspergillosis: What CT can Offer Before it is too Late!
J Clin Diagn Res, 10 (2016), pp. TE01-TE05 http://dx.doi.org/10.7860/JCDR/2016/21443.8210
Copyright © 2016. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?