Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 54. Núm. 6.Junio 2018
Páginas 301-354
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 54. Núm. 6.Junio 2018
Páginas 301-354
Editorial
DOI: 10.1016/j.arbres.2018.04.001
Acceso a texto completo
Retrasplante pulmonar. Visión contraria
Lung Re-Transplantation. The Opposite View Point
Visitas
76
José Manuel Vaquero Barriosa,b,
Autor para correspondencia
vaquerosenior@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Francisco Santos Lunaa, Ángel Salvatierra Velázquezb
a Unidad de Gestión Clínica de Neumología, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España
b Unidad de Gestión Clínica de Cirugía Torácica y Trasplante Pulmonar, Hospital Universitario Reina Sofía, Córdoba, España
Este artículo ha recibido
76
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

En los últimos 10 años se han duplicado el número de trasplantes pulmonares realizados en España1. Considerando que la mayor causa de muerte tras el trasplante pulmonar (TP) es la disfunción del injerto, conocido con las siglas inglesas CLAD (Chronic Lung Allograft Dysfunction), es tentador, siguiendo las experiencias de otros órganos como el trasplante renal, pensar en la opción del retrasplante pulmonar (rTP).

En la literatura hay datos contradictorios sobre los resultados del retrasplante. Esta confusión puede ser debida a:

  • 1)

    El propio concepto de retrasplante. Puede ser considerado un rTP tanto un nuevo injerto contralateral tras la disfunción del trasplante unipulmonar (en nuestro grupo denominado segundo trasplante) como un recambio del o de los injertos inicialmente implantados. Si bien el trasplante contralateral puede simplificar el procedimiento y mejorar la supervivencia inicial, mantener el órgano disfuncionante puede acarrear un perjuicio inmunológico y un incremento del riesgo de infecciones.

  • 2)

    La indicación y el tiempo del retrasplante. Cuando el rTP es precoz, generalmente por disfunción primaria del injerto o complicaciones de la vía aérea, la supervivencia es significativamente peor que en rTP tardío2. Hoy día existen dos claros fenotipos de CLAD: el obstructivo, que se corresponde con el clásicamente llamado síndrome de bronquiolitis obliterante (BOS), y el restrictivo, conocido como RAS o rCLAD3. La supervivencia y el periodo libre de CLAD del rTP son menores que el TP inicial y peores aún para el fenotipo RAS en comparación con BOS4,5.

En el documento de consenso de selección de candidatos a TP publicado en 2015 están recogidas las particularidades del rTP6. De forma resumida queda reflejado que aunque la supervivencia del rTP ha mejorado en las últimas fechas, sigue siendo claramente inferior al TP inicial.

Los equipos de TP necesitamos hacer un proceso de selección de candidatos para optimizar un recurso escaso como son los donantes pulmonares y seleccionar a sujetos con un beneficio real del trasplante, al ser este un procedimiento de alta morbimortalidad intrínseca y de alto coste para los sistemas sanitarios. En la guía internacional de consenso6 queda reflejado que el candidato a TP debe ser aquel paciente con enfermedad respiratoria crónica terminal que cumplan todos los siguientes requisitos: a)riesgo de muerte mayor al 50% en 2años si no se realiza el TP, y b)probabilidad de supervivencia mayor del 80% en los primeros 90días del TP y a los 5años suponiendo una adecuada función del injerto.

La mayor fuente de datos en TP son los registros. Los resultados del TP son publicados anualmente en la memoria de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT)1 y en el registro de la International Society of Heart and Lung Transplantation (ISHLT), que aúna la experiencia mundial7. En ambos vemos que el rTP supone un procedimiento cuyo peso relativo ha ido disminuyendo en los últimos años. En 2017, en España solo se han realizado seis rTP, el 1,6% del total de procedimientos. En el registro de la ISHLT, el rTP supone el 4% del total, más frecuente en Estados Unidos que en países europeos.

Los resultados del rTP no son muy alentadores y no alcanzan los objetivos definidos en las guías clínicas de selección de candidatos. La mediana de supervivencia del rTP en el periodo 2009-2015, según datos del registro de la ISHLT, es de 2,9años, mientras que el de un primer TP es de 6años7. Incluso es significativamente más baja que la supervivencia de la patología con peor pronóstico tras el TP inicial, la fibrosis pulmonar idiopática (4,9años). Se podría pensar que la mortalidad en el rTP estaría fundamentalmente limitada a los periodos iniciales, condicionada por la disfunción precoz del injerto asociada a la mayor complejidad técnica. Pero no es este el único motivo. También hay un desarrollo más precoz y acelerado de disfunción del injerto. Al primer año del TP inicial, la disfunción del injerto ocurre en el 8,6% de los pacientes, y a los 5años, en el 50%. En el rTP alcanza valores del 15,2% en el primer año y del 50% a los 3años7. En términos de supervivencia, además de lo ya expresado, la serie de Hall et al.5 de un único centro americano refleja que la supervivencia del rTP en el primer año, a los 3 y a los 5años fue del 64, del 34 y del 21%, mientras que la del TP inicial fue de 84, del 71 y del 61%, respectivamente. Si analizamos la supervivencia a largo plazo condicionada a estar vivo más allá del primer año del procedimiento, o sea sin evaluar la mortalidad inicial, los resultados del rTP en el periodo 2009-2015 son peores que en los previos7, lo cual podría explicarse por el desarrollo más acelerado de disfunción del injerto y por el acceso al retrasplante a pacientes con más comorbilidades. Un ejemplo de ello es la disfunción renal grave, referida como pacientes que requieren diálisis o trasplante renal. Esta situación es mucho más prevalente tras el rTP7, constituyéndose como un factor predictor de mortalidad.

Por todo ello, el receptor de un rTP es per se un paciente de alto riesgo, con peor resultado, a priori, que un primer TP. Este situación podría potencialmente agravarse con la aceptación de donantes subóptimos, con criterios expandidos o de riesgo no estándar, circunstancias relativamente habituales en el perfil actual del donante pulmonar1,8.

Para finalizar, pero no menos importante, están los conflictos éticos9,10. ¿Viola el rTP el principio de equidad y justicia en el acceso al primer trasplante? No debemos soslayar el hecho de que la justicia distributiva es un principio jerárquicamente superior a la beneficencia. Y otra duda: ¿son los resultados clínicos actuales del rTP aceptables y justifican su realización? Nuestra opinión es que no es así en el momento actual. Una mejor selección de candidatos y las mejoras técnicas futuras podrían hacer cambiar nuestra perspectiva.

Bibliografía
[1]
Memoria actividad donación y trasplante pulmonar. España 2017. Disponible en: www.ont.es
[2]
S.M. Kawut
Lung retransplantation
Clin Chest Med, 32 (2011), pp. 367-377 http://dx.doi.org/10.1016/j.ccm.2011.02.013
[3]
S.E. Verleden, R. Vos, B.M. Vanaudenaerde, G.M. Verleden
Chronic lung allograft dysfunction phenotypes and treatment
J Thorac Dis, 9 (2017), pp. 2650-2659 http://dx.doi.org/10.21037/jtd.2017.07.81
[4]
S.E. Verleden, J.L. Todd, M. Sato, S.M. Palmer, T. Martinu, E.N. Pavlisko
Impact of CLAD phenotype on survival after lung retransplantation: A multicenter study
Am J Transplant, 15 (2015), pp. 2223-2230 http://dx.doi.org/10.1111/ajt.13281
[5]
D.J. Hall, E.V. Belli, J.A. Gregg, J.C. Salgado, M.A. Baz, E.D. Staples
Two decades of lung retrasplantation: A single-center experience
Ann Thorac Surg, 103 (2017), pp. 1076-1083 http://dx.doi.org/10.1016/j.athoracsur.2016.09.107
[6]
D. Weill, C. Benden, P.A. Corris, J.H. Dark, R.D. Davis, S. Keshavjee
A consensus document for the selection of lung transplant candidates: 2014 — An update from the Pulmonary Transplantation Council of the International Society for Heart and Lung Transplantation
J Heart Lung Trasplant, 34 (2015), pp. 1-15
[7]
D.C. Chambers, R.D. Yusen, W.S. Cherikh, S.B. Goldfarb, A.Y. Kucheryavaya, K. Khusch
The registry of the International Society for Heart and Lung Transplantation: Thirty-fourth adult lung and heart-lung transplantation report-2017; focus theme: Allograft ischemic time
J Heart Lung Transplant, 36 (2017), pp. 1047-1059 http://dx.doi.org/10.1016/j.healun.2017.07.016
[8]
P. Moreno, A. Álvarez, F. Santos, J.M. Vaquero, C. Baamonde, J. Redel
Extended recipients but not extended donors are associated with poor outcomes following lung transplantation
Eur J CardioThorac Surg, 45 (2014), pp. 1040-1047 http://dx.doi.org/10.1093/ejcts/ezt501
[9]
P.A. Ubel, R.M. Arnold, A.L. Caplan
Rationing failure. The ethical lessons of the retransplantation of scarce vital organs
JAMA, 270 (1993), pp. 2469-2474
[10]
D.C. Neujahr
Lung retransplantation: Practical and ethical considerations raised by the Hannover protocol
Transplantation, 102 (2018), pp. 355-356 http://dx.doi.org/10.1097/TP.0000000000001910
Copyright © 2018. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?