Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 54. Núm. 5.Mayo 2018
Páginas 241-300
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 54. Núm. 5.Mayo 2018
Páginas 241-300
Editorial
DOI: 10.1016/j.arbres.2017.07.003
Nuevos inhaladores o mejora en el manejo de los actuales. La parábola de los ciegos (Brueghel)
Inhaler Devices: Better Management or New Devices? The Blind Leading the Blind
Visitas
274
José Luis Viejo-Bañuelosa,
Autor para correspondencia
jlviejo4@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Joaquín Sanchisb
a Servicio de Neumología, Hospital Universitario de Burgos, Burgos, España
b Servicio de Neumología, Hospital Universitario Sant Pau, Barcelona, España
Este artículo ha recibido
274
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Texto Completo

La terapia inhalada es muy eficaz en la administración de fármacos para el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Su eficacia se relaciona con la cantidad de fármaco depositado directamente a lo largo de la vía aérea, que depende del dispositivo de administración utilizado y del correcto manejo del mismo, lo que significa la ejecución correcta de las maniobras necesarias para liberar la dosis indicada e inhalarla. Los profesionales de la salud deben conocer los diferentes dispositivos disponibles, sus características y su manejo, los aspectos críticos y las instrucciones para transmitir a los pacientes1.

El cartucho presurizado y dosificado (pMDI, por sus siglas en inglés) se estableció en los años 60 del pasado siglo como el inhalador de bolsillo de preferencia entre médicos y pacientes. Pese a parecer de uso fácil e intuitivo, desde el principio se observaron frecuentes deficiencias en su uso por los pacientes. En España, los estudios más tempranos2–4, pusieron de manifiesto que el pMDI se usaba correctamente por no más del 30% de pacientes. Los estudios subsiguientes confirmaron la persistencia de las deficiencias. Un estudio multicéntrico español publicado en 1998 mostró que el cartucho presurizado fue usado correctamente por solo el 9% de 746 pacientes, el 15% de 446 enfermeras y el 30% de 428 médicos5. Catorce años después los profesionales sanitarios seguían en el mismo nivel de desconocimiento6. En parte como respuesta a las dificultades de coordinación que presentaba el pMDI se diseñaron los inhaladores de polvo seco (DPI, por sus siglas en inglés); pero la experiencia mostró que su manejo ofrecía también dificultades para muchos enfermos.

El mal uso de inhaladores es un serio problema clínico pues impide el control de la enfermedad en el asma7 y conduce al aumento de la frecuencia y gravedad de las exacerbaciones en la EPOC. Una reciente revisión de los errores de la maniobra de inhalación8 indica que al menos uno de cada 3 pacientes comete errores críticos en uno o más pasos de la maniobra, por lo que recibe muy poca o ninguna medicación en cada inhalación. Estos hechos han permanecido invariables a lo largo de más de 40 años de uso de pMDI y DPI, pese a los esfuerzos de mejora realizados en los dispositivos y las numerosas estrategias educacionales diseñadas8. Sin embargo, casi todos los pacientes son capaces de aprender cómo usar un inhalador correctamente. Cierto es que para ello la instrucción requiere un enfoque individualizado, dedicar tiempo y esfuerzo, repetir los pasos a dar, seleccionar el dispositivo más adecuado al paciente y preferido por él, comprobar el uso en las visitas sucesivas y usar técnicas educativas eficaces1. En este proceso ¿pueden ayudar algo los nuevos dispositivos de reciente aparición? A la espera de estudios independientes que los valoren, parece que los nuevos inhaladores pueden simplificar y facilitar la maniobra de inhalación, incrementar el depósito pulmonar, responder a las preferencias de cada paciente, y son eficaces y seguros si se utilizan de forma correcta.

Al analizar el problema del mal uso de inhaladores surge otra cuestión: ¿es la técnica de inhalación algo más que una habilidad física? La relación existente entre la mala técnica y la deficiente adherencia está bien establecida9. La motivación para un mejor cumplimiento es mayor si existe percepción y conocimiento de la enfermedad y de su manejo, y esta actitud positiva podría influir en una mejoría de la técnica de inhalación. La calidad de la maniobra va efectivamente unida a la adherencia al tratamiento y los dos factores se influyen por la buena relación médico-paciente, la actitud positiva del personal sanitario, la explicación de la enfermedad y su tratamiento, debatiendo las fobias, falsas creencias o temores, y la participación del paciente en la elección del dispositivo, evitando el uso simultáneo en un mismo paciente de sistemas que requieran maniobras inhalatorias diferentes.

La necesidad de mejorar la técnica de inhalación es un reto pendiente y un mensaje repetido en todos los ámbitos médicos europeos10 que se manifiesta en las normativas y guías. En dichas guías se insiste en la necesidad de comprobar con regularidad la técnica de inhalación de los pacientes y se señalan los factores más frecuentes de un mal uso: falta de instrucciones previas sobre la técnica a utilizar, uso de varios inhaladores distintos, y edad avanzada. Todo ello pone de relieve que la aptitud en el uso de inhaladores es una parte integral e indispensable del tratamiento del asma y de la EPOC y para transmitirla al paciente el médico necesita conocer bien la técnica de inhalación requerida, las particularidades de los dispositivos más usados y ser diligente en la instrucción y su seguimiento en los pacientes.

Diversos investigadores españoles3–5 llevan años insistiendo en la carencia de conocimientos y motivación demostrada por médicos, farmacéuticos y enfermería sobre el uso de inhaladores en nuestro ámbito, hasta el punto de que sus errores son tan importantes y mucho más frecuentes que los demostrados por los estudios de pacientes. La situación recuerda a la de la impresionante pintura de Brueghel: un ciego guiando a un grupo de ciegos. Es prioritario, pues, concentrar el esfuerzo en motivar y aumentar el conocimiento del personal sanitario, mejorar la instrucción del paciente sobre el uso de inhaladores y el mantenimiento de su calidad mientras siga usándolos; no confiando en que los nuevos inhaladores van a mejorar por sí solos la eficacia de los tratamientos. Aunque, por supuesto, debe continuar el desarrollo de nuevos dispositivos y fármacos, puede conseguirse una gran mejora de la situación actual con el cambio de actitudes y percepciones de los pacientes y de quienes les atienden. Dada la estructura de la medicina asistencial, el médico aparece como el guía y máximo responsable en el logro de ese cambio, que se alcanzará cuando una mayoría de médicos, personal de enfermería y farmacéuticos sean capaces de, y estén dispuestos a, educar y tutelar a sus pacientes en el manejo de los inhaladores.

Bibliografía
[1]
J. Sanchis,C. Corrigan,M.L. Levy,J.L. Viejo
Inhaler devices. From theory to practice
Respir Med, 107 (2013), pp. 495-502 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2012.12.007
[2]
A.G.N. Agusti,P. Ussetti,J. Roca,J.M. Montserrat,R. Rodríguez-Roisin,A. Agusti-Vidal
Proper use of metered-dose inhalers [letter]
Chest, 88 (1985), pp. 159-160
[3]
L. Borderías Clau,J. Hueto Pérez de Heredia
Aerosoles para inhalación Presente y perspectiva
Med Clin (Barc), 93 (1989), pp. 653-655
[4]
J. Hueto,L. Borderías,V.M. Eguia,J.E. González-Moya,A. Colomo,M.J. Vidal
Evaluación del uso de los inhaladores Importancia de una correcta instrucción
Arch Bronconeumol, 26 (1990), pp. 235-238
[5]
V. Plaza,J. Sanchis
Medical personnel and patient skill in the use of metered dose inhalers: A multicentric study. CESEA Group
Respiration, 65 (1998), pp. 195-198 http://dx.doi.org/10.1159/000029259
[6]
V. Plaza,J. Sanchis,P. Roura,J. Molina,M. Calle,S. Quirce
Physicians knowledge of inhaler devices and inhalation techniques remains poor in Spain
J Aerosol Med Pulm Drug Deliv, 25 (2012), pp. 16-22 http://dx.doi.org/10.1089/jamp.2011.0895
[7]
M. Molimard,C. Raherison,S. Lignot,A. Balestra,S. Lamarque,A. Chartier
Chronic obstructive pulmonary disease exacerbation and inhaler device handling: Real-life assessment of 2935 patients
Eur Respir J, 49 (2017),
pii:1601794. doi: 10.1183/13993003.01794-2016
[8]
J. Sanchis,I. Gich,S. Pedersen
Systematic review of errors in inhaler use. Has patient technique improved over time?
[9]
M. Takemura,M. Kobayashi,K. Kimura,K. Mitsui,H. Masui,M. Koyama
Repeated instruction on inhalation technique improves adherence to the therapeutic regime in asthma
[10]
G.K. Crompton,P.J. Barnes,M. Broeders,C. Corrigan,L. Corbetta,R. Dekhuijzen,Aerosol Drug Management Improvement Team
The need to improve inhalation technique in Europe: A report from the Aerosol Drug Management Improvement Team
Respir Med, 100 (2006), pp. 1479-1494 http://dx.doi.org/10.1016/j.rmed.2006.01.008
Copyright © 2017. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
es en
Política de cookies Cookies policy
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. To improve our services and products, we use "cookies" (own or third parties authorized) to show advertising related to client preferences through the analyses of navigation customer behavior. Continuing navigation will be considered as acceptance of this use. You can change the settings or obtain more information by clicking here.
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?