Publique en esta revista
Información de la revista
Vol. 53. Núm. 6.Junio 2017
Páginas 291-356
Compartir
Compartir
Descargar PDF
Más opciones de artículo
Vol. 53. Núm. 6.Junio 2017
Páginas 291-356
Carta científica
DOI: 10.1016/j.arbres.2016.11.003
Enfermedad pulmonar producida por Mycobacterium szulgai
Pulmonary disease caused by Mycobacterium szulgai
Visitas
1076
Ana Milagro Beamontea, Elena Briz Muñozb, Luis Torres Sopenaa,
Autor para correspondencia
ltorres@salud.aragon.es

Autor para correspondencia.
, Luis Borderías Claub
a Servicio de Microbiología, Hospital San Jorge, Huesca, España
b Servicio de Neumología, Hospital San Jorge, Huesca, España
Este artículo ha recibido
1076
Visitas
Información del artículo
Texto Completo
Bibliografía
Descargar PDF
Estadísticas
Sr. Director:
Texto Completo

Mycobacterium szulgai es una micobacteria ambiental no tuberculosa (MNT), de crecimiento lento y aislamiento muy infrecuente1. En más de 36.000 muestras de MNT procedentes de 14 países, entre ellos España, representó menos del 0,2% de los aislamientos2. Como el resto de MNT, puede estar presente en el polvo, el suelo, el agua, las plantas y los animales3. Su aislamiento del árbol respiratorio no siempre implica enfermedad por lo por lo que, como para otras MNT, la American Thoracic Society y la Infectious Diseases Society of America han elaborado una serie de criterios diagnósticos para intentar establecer su papel patógeno cuando se aísla de muestras biológicas4.

Se describe el caso de una mujer de 49 años, de profesión limpiadora, fumadora de 35 paquetes/año, enolismo crónico y EPOC moderado, trasladada a urgencias por el 061 en coma (índice de Glasgow 3 puntos), shock (TA 50/30mmHg) e insuficiencia respiratoria (SO2 75% con FIO2 al 0,21) procediendo a intubación, ventilación mecánica, administración de aminas vasoactivas e ingreso en la UCI. Dos meses antes refería malestar general, pérdida de 10kg de peso y, en la última semana, fiebre de hasta 39°C, tos y expectoración mucopurulenta.

La exploración evidenció un déficit ponderal grave (IMC 14,2) y disminución global del murmullo vesicular en ambos campos pulmonares. Los parámetros analíticos a su ingreso fueron 16.200 leucocitos/mm3 (81% neutrófilos, 9% linfocitos y 10% monocitos), VSG 111mm/1.ª hora, glucemia de 174mg/dl, ALP 133UI/l, gamma GT 231UI/l, LDH 392UI/l y proteína C reactiva de alta sensibilidad 9mg/dl. El resto de parámetros del hemograma, hemostasia, bioquímica, incluyendo procalcitonina e inmunoglobulinas resultaron normales. El antígeno urinario frente a Streptococcus pneumoniae fue negativo y frente a Legionella pneumophila serogrupo 1 fue positivo, por lo que el tratamiento empírico inicial con ceftriaxona y azitromicina fue sustituido por levofloxacino.

En la Rx tórax se observaron tractos fibrocavitados en ambos campos superiores y signos de atrapamiento aéreo que confirmó la TAC (fig. 1). No se objetivaron anomalías destacables en cráneo ni abdomen. Se realizó una fibrobroncoscopia en la que se objetivaron signos de inflamación de la mucosa bronquial y se tomaron muestras de aspirado bronquial para cultivo convencional y micobacterias. En el cultivo convencional se observó crecimiento de flora saprofita y no se obtuvo crecimiento de Legionella spp ni de hongos. En la tinción de Ziehl-Neelsen no se observaron bacilos ácido-alcohol resistente (BAAR). Se realizó estudio serológico frente al VIH y anticuerpos IgM frente a Mycoplasma pneumoniae, Coxiella burnetii, Chlamydophila pneumoniae, Legionella pneumoniae e IFI frente a Chlamydophila psittaci con resultado negativo. Los hemocultivos y el Mantoux también resultaron negativos.

Figura 1.
(0,06MB).

TAC de tórax: tractos fibrocavitados en ambos campos superiores, y signos de atrapamiento aéreo, enfisema panlobulillar, opacidades nodulares en ambos pulmones y engrosamiento pleural bilateral.

A la semana de ingreso en la UCI, se practicó una nueva broncoscopia con hallazgos similares y negatividad de PCR frente a Mycobacterium tuberculosis (GeneXpert®, Cepheid). Tras extubarla, se diagnosticó un carcinoma epidermoide de base de lengua estadio IVA. A las 3 semanas se observó crecimiento de BAAR en 2 aspirados bronquiales obtenidos por broncoscopia. Se realizó hibridación en fase sólida mediante GenoType® Mycobacterium CM/AS (Hain Lifescience, Alemania), que no logró identificar la cepa por lo que se remitió al Grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza, identificándose como Mycobacterium szulgai (M. szulgai). Se inició tratamiento con rifampicina 600mg, etambutol 600mg y azitromicina 250mg/día, manteniendo el tratamiento hasta su fallecimiento a los 10 meses, por progresión tumoral. Inicialmente, y a pesar del tratamiento para su neoplasia con quimioterapia y radioterapia, la paciente presentó una evolución favorable clínica y radiológica, sin evidenciar crecimiento de M. szulgai en los controles de esputo.

Según los criterios de la ATS/IDSA, el aislamiento de M. szulgai conlleva en mayor medida que otras MNT una verdadera enfermedad pulmonar5,6. Aunque se ha descrito en estados de inmunosupresión, toma de fármacos, neoplasias y VIH, su asociación es considerablemente menor que con otras MNT7–13. Es excepcional que su diagnóstico sea la primera manifestación de una neoplasia subyacente, aunque en la paciente descrita existían otros factores de riesgo implicados que pudieron favorecer el desarrollo de la enfermedad como el alcoholismo crónico, el tabaquismo y la EPOC.

Más frecuente en varones (>85% de los pacientes comunicados), puede aparecer a cualquier edad, aunque la mayoría poseen una edad media alrededor de los 50-60 años. En más de 2 tercios de los pacientes, la enfermedad se limita al sistema respiratorio, y el cuadro clínico radiológico es indistinguible del producido por Mycobacterium tuberculosis y otras MNT. Se ha descrito, también, enfermedad extrapulmonar, así como enfermedad diseminada en pacientes inmunocomprometidos.

Philley y Griffith, siguiendo las guías ATS/IDSA, recomiendan la asociación de al menos 3 fármacos por vía oral: etambutol 15mg/kg/día, rifampicina 600mg/día o rifabutina 150-300mg/día, conjuntamente con azitromicina 250mg/día o claritromicina 500mg/12h o moxifloxacino 400mg/día, durante al menos 12 meses tras un cultivo negativo con buena respuesta en la mayoría de pacientes14.

La paciente cumplía los criterios ATS/IDSA para pensar que M. szulgai producía enfermedad pulmonar, ya que tenía lesiones radiológicas compatibles en la Rx y la TAC, se aisló M. szulgai en 2 muestras de aspirado bronquial con un período de una semana de intervalo, se descartó la presencia de otras micobacterias, otros patógenos y tumor broncogénico. La evolución clínica y radiológica de la infección fue adecuada con rifampicina, etambutol y azitromicina, a pesar de que posteriormente la paciente falleció por progresión de su neoplasia de base de lengua.

Agradecimientos

Queremos agradecer a la doctora Sofía Samper del Grupo de Genética de Micobacterias de la Universidad de Zaragoza, por su amabilidad y disponibilidad para realizar la identificación de M. szulgai.

Bibliografía
[1]
J. Marks,P.A. Jenkins,M. Tsukumura
Mycobacterium szulgai, a new pathogen
Tubercle, 53 (1972), pp. 210-214
[2]
N. Martin Casabona,A.R. Bahrmand,J. Bennedsen,V. Østergaard,M. Curcio,M. Fauville
Non-tuberculous mycobacteria: Patterns of isolation. A multi-country retrospective survey
Int J Tubercl Lung Dis, 8 (2004), pp. 1186-1193
[3]
J.R. Honda,V. Knight,E.D. Chan
Pathogenesis and risk factors for non tuberculous mycobacterial lung disease
Clin Chest Med, 36 (2015), pp. 1-11 http://dx.doi.org/10.1016/j.ccm.2014.10.001
[4]
D.E. Griffith,T. Aksamit,B.A. Brown Elliot,A. Catanzaro,C. Daley,F. Gordin
An official ATS/IDSA statement: Diagnosis, treatment and prevention of non tuberculous mycobacterial disease
Am J Resp Crit Care Med, 175 (2007), pp. 367-416 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.200604-571ST
[5]
H. Yoo,K. Jeon,S.Y. Kim,B.H. Jeong,H.I. Park,C.S. Ki
Clinical significance of Mycobacterium szulgai isolates from respiratory specimens
Scand J Infect Dis, 46 (2014), pp. 169-174 http://dx.doi.org/10.3109/00365548.2013.861607
[6]
J. Van Ingen,M.J. Boeree,W.C. de Lange,P.E. de Haas,P.N. Dekhuijzen,D. van Soolingen
Clinical relevance of Mycobacterium szulgai in the Netherlands
Clin Infect Dis, 46 (2008), pp. 1200-1205 http://dx.doi.org/10.1086/529443
[7]
J. Collazos,F. Díaz,J. Rodriguez,R. Ayarza
Persistent lung infection to Mycobacterium szulgai
Tuberc Lung Dis, 74 (1993), pp. 412-413
[8]
J.M. Sánchez Alarcos,J. de Miguel,I. Bonilla,J.J. Sicilia,J.L. Álvarez Sala
Pulmonary infection due to Mycobacterium szulgai
Respiration, 70 (2003), pp. 533-536 http://dx.doi.org/74214
[9]
J.M. Olmos,F.G. Peralta,A. Mellado,J. González Macías
Infection by Mycobacterium szulgai in a patient with pulmonary tuberculosis
Eur J Clin Microbiol Infect Dis, 13 (1994), pp. 689-690
[10]
S. Simons,J. van Ingen,P.R. Hsueh,N. van Hung,P.N. Dekhuijzen,M.J. Boeree
Non tuberculous mycobacterial disease in patients with HIV in Southeast Asia
Am J Respir Crit Care Med, 185 (2012), pp. 981-988 http://dx.doi.org/10.1164/rccm.201107-1327OC
[11]
K. Jacobson,R. Garcia,H. Libshitz,E. Whimbey,K. Rolston,D. Abi-Said
Clinical and radiological features of pulmonary disease caused by rapidly growing mycobacteria in cancer patients
Eur J Clin Microbiol Infect Dis, 17 (1998), pp. 615-621
[12]
D.A. Benator,V. Kan,F.M. Gordin
Mycobacterium szulgai infection of the lung: Case report and review of an unusual pathogen
Am J Med Sci, 313 (1997), pp. 346-351
[13]
E. Tortoli,G. Besozzi,C. Lacchini,V. Penati,M.T. Simonetti,S. Emler
Pulmonary infection due to Mycobacterium szulagi: Case report and review of the literature
Eur Respir J, 11 (1998), pp. 975-977
[14]
J.V. Philley,D.E. Griffith
Treatment of slowly growing mycobacteria
Clin Chest Med, 36 (2015), pp. 79-90 http://dx.doi.org/10.1016/j.ccm.2014.10.005
Copyright © 2016. SEPAR
Idiomas
Archivos de Bronconeumología

Suscríbase al Newsletter

Opciones de artículo
Herramientas
Política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?